El verano llega… LIMBURG

Cycling through water *Imagen cortesía: Visit Limburg

El verano llega, a pesar de la crisis de CoVid-19 que ha afectado al mundo por completo, la naturaleza sigue su curso. Y henos aquí, a la puerta del verano, el calor y el sol están presentes, la enfermedad empieza a ceder, las medidas empiezan a aligerarse y es el momento de seguir ese llamado de la naturaleza.

Después de meses de aislamiento en casa volver a viajar se vuelve toda una experiencia, el subir a un tren, hospedarse en hoteles, convivir (aunque de lejos) con otras personas, ver a la gente disfrutando en terrazas y restaurantes parece cosa de otro mundo. Es como salir de nuevo al mundo pero de manera transformada y consiente, consiente de uno mismo, de los demás, pero sobre todo de nuestra casa que es la tierra.

Desde esta conciencia, los que somos viajeros viciosos podemos repensar nuestras formas curiosas de ver y llegar a nuevos lugares en este mundo, siendo compasivos y empáticos unos con otros. Empezar poco a poco, dando pequeños pasitos, visitando quizá lugares pequeños, menos turísticos y más llenos de naturaleza para regocijar el alma. Es así que decidimos hacer un recorrido en la provincia de Limburg, la cual pertenece tanto a Países Bajos como a Bélgica. Nuestro itinerario de 4 días fue en su totalidad en la parte belga pues encontramos varios lugares que captaron nuestra atención y no pudimos resistir más que ir para allá.

Empezamos en Maastricht (Países Bajos) tomamos un bus en la misma estación de tren que nos cruzó a Bélgica, a la ciudad de Bilzen, de ahí otro bus que nos acercó a nuestro hotel, digo acercó por que el resto lo hicimos caminando, ahí empezó la aventura.

Martin´s Rentmeesterij *Imagen L´Enfer des Arts

Con un calor bastante intenso caminamos entre sembradíos de trigo, tomates y perales hasta llegar a nuestro primer hotel. Un oasis en el desierto, el hotel Martin´s Rentmeesterij es moderno, de buen gusto, con diseño impecable y lo mejor de todo, se encuentra situado en un lugar estratégico para recorrer una buena parte de esta zona en bicicleta. El área de Haspengouw, cuenta con castillos de la época teutónica y romana, así como con viñedos, hortalizas y hermosos paisajes para recorrer tanto a pie como en bicicleta.

Castillo Bilzen  *Imagen L´Enfer des Arts

Nuestra segunda parada fue Borgloon, famosa por sus árboles frutales, sobe todo cerezas, peras y manzanas es lo que más se produce en la zona. De hecho una de las visitas imperdibles es ir a la fábrica de “stroop”, donde preparan un tipo de caramelo untable hecho a base de fruta y azúcar, los cuales se ponen a hervir hasta tener una consistencia bastante espesa color café. En Países Bajos es muy popular pues se usa para hacer los famosos “stroopwafel” (dos galletas delgadas tipo waffle que se pegan entre sí con stroop).

Stroop Fabriek *Imagen L´Enfer des Arts

En Borgloon decidimos hospedarnos en un B&B, “DE KERSENTUIN”, que en español significa jardín de cerezos, por los árboles de cerezos que hay en el jardín de esta casa antigua, los cuales son un deleite para los ojos cuando están floreciendo, según nos cuenta Ingrid, la dueña del B&B. Esto sucede en abril, pero ahora también los cerezos fueron un deleite pero para nuestro paladar, pues pudimos probar las cerezas de color rojo intenso, de sabor dulce y delicado que despertaron nuestros sentidos a la hora del desayuno.

El recorrido en Borgloon fue a pie pues el hiking también es una buena opción para conocer la región, uno de los recorridos que vale la pena es el del “PIT” el cual incluye varias obras de arte en espacios abiertos en medio del campo.

De “PIT” *Imagen L´Enfer des Arts

 

Camino en “De Wijers” *Imagen L´Enfer des Arts

En nuestra tercera y última parada nos dirigimos hacia una ciudad llamada Hasselt, para acercarnos a Bokrijk, donde pudimos andar en bicicleta y hacer el famoso recorrido por uno de sus lugares insignia, el cual fue reconocido como una de las mejores experiencias para andar en bicicleta en el 2018, “Cycling through water”. Aquí literalmente cruzas un pequeño lago en un carril que lo divide y pasas de tal manera que el nivel del agua llega a la altura de tu cabeza. En sí toda esa zona es conocida como “De Wijers” y es una zona natural protegida con pequeños lagos y mucha naturaleza, árboles enormes, caminos de piedra, flores silvestres y mucha fauna, increíble lugar para relajarse y dejarse envolver por lo que te rodea.

Al final de estos cuatro días de bastante actividad y conexión total con la naturaleza, más allá de sentirnos cansados, nos sentimos renacidos, regocijados y llenos de energía, de aire fresco y agradecidos de poder volver a trotar por el mundo el cual no deja de maravillarnos y asombrarnos.

*Imagen L´Enfer des Arts

 

Limburg es sin duda una provincia en donde nadie se aburre, con una cantidad sin fin de actividades es el lugar ideal para ir en pareja, con amigos o en familia con los hijos. Aquí sólo les dejamos una probadita de lo mucho que se puede hacer, desde ir a un spa, explorar un castillo, hasta andar el bicicleta en las copas de los árboles, visitar una mina, o caminar descalzos entre ríos y bosques, hacer un picnic entre los campos de peras o visitar una cervecería.

Para más inspiración les recomendamos que visiten la página oficial de Limburg: visitlimburg.be