Rodete Studio creará línea de joyería inspirada en obra de Leonor Hochschild

En el marco de Materia Viva, edición 17 de Galería L, Rodete Studio presenta el próximo sábado 27 de junio a las 11:30 horas a través de las redes sociales de Galería L -@Galería_L- los detalles del proceso creativo de su siguiente colección inspirada en la obra plástica de Leonor Hochschild.


Con un recorrido por su estudio, Paulina López, directora de Rodete Studio, charlará con Hochschild sobre su proceso creativo y cómo a partir de la línea orgánica que plantea la artista
plástica, retoma conceptos, ideas y formas para realizar una interpretación en piezas de joyería.


La naturaleza, la fluidez del agua, los reptiles, así como la fertilidad y lo femenino, son los ejes en los que se basa Paulina para moldear materiales como metal, acero y plata creando diferentes
acabados que hacen alusión a los movimientos del cuerpo.

Las colecciones de joyería contemporánea de Rodete Studio se han caracterizado por el manejo de materiales naturales y la peculiar manera de transformar el objeto inanimado en una conexión
con el movimiento del cuerpo dentro del espacio.

La edición 17 de Galería L, Materia Viva, exhibición que muestra el trabajo de Hochschild, centra su eje curatorial en la exploración de los materiales, por lo que es un proyecto de investigación
abierto, en el que, además, se ha desarrollado un programa educativo y artístico digital con el fin de generar múltiples diálogos.

Sobre la obra de Paulina López


Paulina López Morales (2987, CDMX) vive y trabaja en la CDMX. Licenciada en Diseño textil y de moda por la Universidad CENTRO. Desde el 2014 forma parte de la docencia para la misma universidad, en la Especialidad en Joyería de Diseño Contemporáneo ese mismo año funda su estudio de joyería “Rodete Studio”.


Su acercamiento a las artes visuales comenzó de manera orgánica al tratar materiales naturales en la producción de piezas de joyería, como rocas calizas. Sin embargo, por la escala y diferentes formas con las que contaban las piezas de producción, resultaron muy difíciles de portar. Esto despertó el interés de Paulina por explorar los límites de la joyería en relación entre el cuerpo y el espacio.


En 2015 comienza la Maestría en Artes Visuales en la Antigua Academia de San Carlos, donde se involucra en la construcción simbólica colectiva del espacio público, con acercamientos al
happening y performance, éstos resultaron de gran importancia en su futura producción. Este mismo año obtiene la Beca del FONCA para Jóvenes Creadores, la cual le facilita viajar a Alemania
y Australia como intercambio dentro de la Maestría, y donde realiza algunas de sus piezas performáticas como “Found”, en las que construye esculturas a base de prendas encontradas en la
calle.


La evolución y transformación del objeto petrificado forman parte primordial dentro de la búsqueda actual que motiva a Paulina. Se ha involucrado con el estudio del cuerpo como territorio
y la extensión del mismo en el espacio, acercándose a esta exploración no desde el objeto sino desde la acción. La transformación de la materia, el equilibrio entre cada elemento y sus formas, son algunos de los móviles principales dentro de su creación.


Paulina ha expuesto su obra, tanto de joyería como artística, en lugares como el Museo Franz Mayer, Museo del Juguete, Museo de Arte Popular y Galería Ángulo Cero en la Ciudad de México,
la Galería Velvet Da Vinci en San Francisco, la Biblioteca de Melbourne en Australia y la Galería Brooklyn Metal Works en Nueva York. Así como diversos performances In-Situ en ciudades como Múnich, Melbourne, Querétaro y la Ciudad de México

Sobre la obra de Leonor Hochschild


Para Hochschild, la experimentación en el arte es el resultado de una profunda reflexión intelectual, técnica y formativa, es por ello que desde hace unos años lleva a cabo una investigación plástica que le ha permitido entablar un diálogo entre materiales que parecieran no tener conexión entre sí mismos.


Este ejercicio le ha permitido a Hochschild desarrollar un proceso artístico en el que los elementos siempre son renovados por la inclusión o aleación de otros componentes, dando como resultado
un cuerpo de obra extenso, que no puede dejar de entenderse como una exploración perpetua del comportamiento de los materiales; tarea minuciosa que la artista ha decidido realizar para
encontrar otros significados que le permitan comunicarse con su entorno.


“En este momento tengo tres líneas de trabajo que me tienen atrapada: las transparencias, la escultura y la matérica. En las transparencias tomo en cuenta la luz, las sombras que se proyectan, los tonos que se crean; busco que una relación externa entre los dos sistemas, la interacción entre sujeto-objeto. En la escultura me interesa capturar el instante de una sensación, movimientos sutiles atrapados en un gesto. En tanto que en la obra matérica todo deja de ser sutil. Al combinar diferentes materiales, ellos pasan a ser los protagonistas. Hay una relación entre mi propia realidad y el mundo concreto de cada individuo”, asegura Hochschild.