Sonidos del confinamiento en la CDMX. El corto que relata los sonidos que se están viviendo en estos tiempos.

Nuestra querida CDMX, llena de vida, de colores, sabores, llena de sonidos tan particulares que la hacen única, como el señor del afilador, la grabación del famoso compro usado, las campanas del camión de la basura, el organillero. Estos son solo algunos ejemplos que escuchamos día a día en nuestra gran capital. 

El cortometraje “Sonidos del confinamiento en la CDMX” relata los sonidos que se están viviendo en estos tiempos. Leslie Montero y Rodrigo Pérez Galicia creadores de este cortometraje nos comparten un retrato de la ciudad durante el confinamiento y hacen una comparación con las calles fantasmagóricas, la ausencia de sus sonidos y actividades habituales en contraste con lo que se vive dentro de los hospitales, el ritmo de trabajo para salvar miles de vidas y mostrar que el primer frente de batalla de esta lucha contra el coronavirus esta compuesto de personas que son tan humanas como los que estamos en nuestras casas sin importar anteponer sus vidas para salvar las nuestras. Los super heroes de estos tiempos. 

Tuvimos la fortuna de que nos abrieran completamente las puertas del Instituto INCMNSZ, todo fue gracias a la naturaleza del proyecto, siempre lo quisimos mantener muy objetivo, alejarnos del amarillismo y ser muy respetuosos con el trabajo de todo el personal involucrado. Decidimos transmitir nuestros sentimientos, porque cuando estuvimos en el hospital pudimos sentir otro tipo de ruidos, silenciando todo lo que vemos y escuchamos que da pánico e inseguridad. Dentro de los hospitales hay personas trabajando, haciendo sus labores, concentrados en sacar adelante a las personas que llegan enfermas. Teniendo preocupaciones similares a los que estamos en confinamiento en nuestras casas. 

Doctores, enfermeras, personal de limpieza, directivos, vigilantes y todas las personas que hacen posible el funcionamiento de los hospitales, tienen familias y por sus intensas y largas horas de trabajo no pueden estar con ellas o visitarlas.

Decidimos tomar un coche y recorrer la ciudad, ver lo que había en las calles. Nos encontramos con calles desiertas, el aeropuerto sin gente, ni un avión aterrizando o despegando, el silencio del centro de la ciudad y las calles aledañas. Y acostumbrados a ver lo contrario quisimos retratarlo, porque ese silencio de las calles se transformó en un ruido persistente y mediático y es más abrumador que ningún otro. Entonces nos preguntamos ¿Cuáles sonidos son los que verdaderamente tienen que trascender? ¿Qué sonidos son a los que tenemos que prestar atención?

Nos cuentan Leslie y Rodrigo en una pequeña entrevista que tuvimos la oportunidad de hacerles.

X Vanessa Guzmán.