The Millionaire en Rosa Negra Masaryk, Cancún y Tulum

¿Se puede hablar de platos exclusivos en la gastronomía actual? Sí, desde luego, cuando la exclusividad proviene de origen. Sólo en Rosa Negra Masaryk, Cancún y Tulum puedes saborear este plato de elite: The Millionaire, un camarón gigante U2 – el famoso camarón tigre de Nigeria- y un corte Kobe A5+ de Rib Eye o New York.

El camarón nigeriano es un plato cuya pesca supone sortear múltiples obstáculos en el mar. Crece en distintas regiones de Asia –Thailandia, Vietnam, Indonesia, Nigeria- y suele ser un espécimen agresivo y con un apetito voraz. Podría resultar una amenaza para los ecosistemas que lo rodean, por ello su pesca es una forma de controlarlo.

Sus dimensiones pueden alcanzar más de 30 centímetros de extensión. Pescar este producto implica enfrentar peligros inimaginables, que pueden poner en peligro la vida de los pescadores, porque las aguas de las zonas donde se reproduce el camarón, están infestadas de piratas.

La famosa carne Kobe es un programa de cría de ganado tajima-gyu desarrollado por más de 130 años en la prefectura de Hiogho, Japón. Dado que la carne siempre se transportaba en barco, debía salir del puerto de Kobe y de ahí adquirió su “nombre corto”, mundialmente conocido. Es apreciadísimo por su calidad, textura y sabor; por el efecto que logra en boca, en donde la carne, si la consumes despacio, pareciera que se derrite, con un retro gusto lleno de un bouquet de notas a almendra, leche, etc.

Kobe es uno de los tres programas de cría más importantes de las islas japonesas. Todo gracias a una gran tecnología de nutrición; extraordinaria calidad de agua, un cuidado de cada animal hasta el menor detalle y una rígida estructura para el control de su producción. El resultado es una carne cuyo marmoleo es extraordinario; pero la composición de las grasas entreveradas en estas pulpas son benéficas y nutren gracias a un alto contenido en ácidos oléicos, omega 3 y 6.

El éxito de Rosa Negra se circunscribe en dos aspectos fundamentales: una cocina amable y golosa, coherente con el desarrollo de la gastronomía mundial, y, al mismo tiempo, fácil de entender. Un concepto inscrito en recintos sibaritas, urbanos y ricos en diseño y expresiones artísticas atrevidas.