Algol. La tragedia del poder, musicalizada por Cinema Domingo Orchestra

Por Salvador Cañas.

La manera en la que abrió la 18 Semana de Cine Alemán en el Teatro de la Ciudad de México “Esperanza Iris” el pasado 6 de agosto, alimenta directamente a las obsesiones del cinéfilo y del melómano. Algol. La tragedia del poder de Hans Werckmeister (1920), es una de esas piezas perdidas en la historia del séptimo arte universal; en 2007 el Museo de Cine de Munich y el Goethe Institut en Alemania después de recibir la donación de los cinco rollos de la misma, se dieron a la tarea de restaurarlos y confeccionar una versión definitiva, que el martes pasado fue presentada como pieza inaugural de ésta semana de filme germano acompañado de la partitura ex profesa de Cinema Domingo Orchestra, comandada por la imprescindible huella musical de Steven Brown (Tuxedomoon y Nine Rain). Cabe mencionar que dicha experiencia fue realizada con anterioridad en el 27º Festival Internacional de Cine Mudo de Bon en 2011.

La pieza expresionista de Hans Werckmeister, la cual muchos de nosotros desconocíamos, deja muy en claro su conciencia ambientalista y a la vez su contra posición argumental de lo que justo en aquellos tiempos de las vanguardias donde el futurismo marcaba su gran interés y fortaleza teórica desde los parámetros de la industria, el movimiento y lo vertiginoso como sustancia esencial de trabajo.

Algol. La tragedia del poder, realiza una crítica directa al capitalismo, donde tres de las cuatro ruedas del capitalismo que se describen minuciosamente desde la sexta declaración de la selva Lacandona del EZLN; (despejo, desprecio, explotación), son plasmadas a partir de espléndidos encuadres a contra luz por su autor, además de generar reflexión sobre la acumulación de la riqueza y la visión de la globalización capitalista que es como rige la mayor parte del mundo desde hace siglos.

Por su parte, Cinema Domingo Orchestra, favorecido por una ingeniería de sonido impecable por parte del recinto, acompañó la película muda con ambientes en constante diálogo con la imagen, con secuencias sónicas aderezadas del viejo continente, donde Brown, incluso se tomó la libertad de insertar el tema An Affair At The Soiree de Tuxedomoon del álbum Ghost Sonata de 1991 en una re versión que se reactivó de manera espléndida para la confección de ésta obra musical que ambientó la fuerza visual que Werckmeister logró imprimir sobre esta pieza perdida durante casi una centuria .

A pesar de las necesarias y constantes críticas que a lo largo de la historia se han vertido sobre el sistema capitalista, este ha hecho caso omiso, sin embargo, Algol, Tragedia del Poder, plantea eficazmente una serie de preguntas que a un siglo de distancia siguen vigentes y a las cuales cada uno de nosotros tendrá una respuesta subjetiva y argumentada al respecto.

 

Anuncios