Apariencia desnuda: el deseo y el objeto en la obra de Marcel Duchamp y Jeff Koons, Aun

El Museo Jumex organiza la primera gran exposición que reúne la obra de dos de los artistas más influyentes del arte moderno y contemporáneo, Marcel Duchamp y Jeff Koons, la cual se presentará del 19 de mayo al 29 de septiembre.

Apariencia desnuda: El deseo y el objeto en la obra de Marcel Duchamp y Jeff Koons, aun, organizada por el curador invitado Massimiliano Gioni, director artístico del New Museum en Nueva York, exhibe más de 80 obras, provenientes de más de 30 colecciones de Europa y América. La exposición incluye la serie completa de los legendarios ready-mades de Duchamp de su edición de 1964 (Bicycle Wheel [Rueda de bicicleta], Bottle Rack [Portabotellas] y Fountain [Fuente], entre otros); así como las obras de Koons: Rabbit [Conejo], Balloon Dog [Perro globo], Moon [Luna], Play-Doh, y obras seleccionadas de sus series The New [Lo nuevo], Banality [Banalidad], Made in Heaven [Hecho en el cielo], Celebration [Celebración] y Antiquity [Antigüedad].

El Museo Jumex es la única sede de esta exposición.

Jeff Koons Balloon Dog (Magenta), 1994-2000 Pinault Collection Fotografíaa: Erika Ede © FMGB, Guggenheim Museum Bilbao, 2015 © Jeff Koons

A pesar de las décadas que los separan, Duchamp y Koons cuestionaron la función de los objetos y la fascinación por los bienes de consumo, al tiempo que desarrollaron filosofías individuales, pero complementarias sobre el deseo y el gusto, proponiendo nuevas formas de pensar el arte y el yo. Desplegada en las tres galerías del museo, la instalación está concebida como una caja de música o ballet mecánico, que confronta a los espectadores con frecuentes yuxtaposiciones entre lo minúsculo y lo gigantesco; el original y la copia; tratando a los visitantes y a las obras como un rompecabezas filosófico que trata sobre las definiciones del deseo, el objeto y el yo.

Seated Ballerina [Bailarina sentada] (2017), de Koons, es una escultura de nailon inflable que mide casi 14 metros de altura (45 pies). La obra, inspirada en la figurita de porcelana de una bailarina, estará ubicada en la plaza del Museo durante el tiempo que dure la exposición. Esta escultura se presentó durante 10 semanas en el Rockefeller Center de Nueva York en 2017. Seated Ballerina es una de las figuras seductoras, u “objetos de deseo”, recurrentes en la exposición como las “novias” de Duchamp y la Venus Metálica de Koons.

Eugenio López Alonso, presidente de la Fundación Jumex, comentó: “El Museo Jumex se complace en traer esta provocativa exposición a México, para mostrar por primera vez las similitudes y divergencias entre estos dos grandes artistas. Esperamos dar la bienvenida a visitantes de México y de todo el mundo a esta extraordinaria presentación en el museo. Agradezco a Jeff Koons su entusiasmo y generosidad durante la organización de esta exposición; al curador invitado, Massimiliano Gioni, su novedossa propuesta, así como a los coleccionistas e instituciones internacionales que prestaron sus obras para hacer posible este proyecto”.

Massimiliano Gioni declaró: “Ha sido una oportunidad única poder reunir la obra de Marcel Duchamp y Jeff Koons. Sólo un museo con la experiencia y la generosidad de Jumex podría asumir una tarea tan desafiante, y su esfuerzo para realizar esta exposición se hace aún más especial por la relación del poeta vanguardista más prominente de México, Octavio Paz, con la obra de Marcel Duchamp. Apariencia desnuda más que enfocarse en crear similitudes entre los artistas, estudia cómo nuestras actitudes hacia los objetos han cambiado durante el siglo pasado, y cómo los objetos que nos rodean son reflejos de nuestros deseos”.

Marcel Duchamp Roue de Bicyclette, 1913 National Gallery of Canada, Ottawa Fotografíaa: NGC © MARCEL DUCHAMP / ADAGP / SOMAAP / MÉXICO / 2019

SINOPSIS DE LA EXPOSICIÓN

Más que sugerir una filiación directa, la exposición propone resonancias formales y conceptuales entre ambos artistas, persiguiendo lo que Duchamp llamaba la co-intelligence des contraires, o la “cointeligencia de contrarios”, entre sus mundos artísticos. Apariencia desnuda está estructurada en cinco secciones que analizan temas distintos, pero interrelacionados.

Marcel Duchamp Fountain, 1917 Galleria Nazionale d’Arte Moderna e Contemporanea, Roma Fotografía: Rob McKeever. Cortesía Gagosian © MARCEL DUCHAMP / ADAGP / SOMAAP / MÉXICO / 2019

LA ERÓTICA DE LAS COSAS

Marcel Duchamp y Jeff Koons comparten una sorprendente preocupación por el modo en que los objetos cotidianos pueden evocar el deseo y proyectar o reflejar la sexualidad. En la trayectoria de sus objetos y reproducciones, desde el ready-made hasta la réplica, ambos artistas descubren una «erótica de las cosas», término teórico del historiador del arte David Joselit. Duchamp observó, a comienzos del siglo XX, que la cultura de consumo fomentó un nuevo énfasis en la elección del consumidor, lo cual lo llevó como artista a considerar la posibilidad de elegir, como una forma de producción artística. Duchamp confrontó los ideales y convenciones de la estética tradicional al presentar sus primeros ready-mades en 1913 —objetos cotidianos que decidió exponer como obra de arte—, incluyendo los ahora iccónicos rueda de bicicleta montada en un taburete, la pala de nieve, y su famoso urinario invertido conocido como Fountain (1917). En la exposición, estas obras se yuxtaponen con los primeros trabajos de Koons en los que los dispositivos de visualización y presentación confieren un aura de deseabilidad a productos de consumo ordinario, como una pelota de basquetbol (One Ball Total Equilibrium Tank [Pecera con un balón en perfecto equilibrio], 1985) y una cubeta (Pail, 1986). En tanto, en sus obras posteriores, los objetos cotidianos se transforman en versiones más relucientes, implícitamente más valiosas que sí mismas.

Jeff Koons Large Vase of Flowers, 1991 Colección privada © Jeff Koons

EL SEX APPEAL DE LO INORGÁNICO

Los dos artistas utilizan aparatos mecánicos y productos tecnológicos como elaboradas metáforas del cuerpo humano, la sexualidad y los engranajes del deseo. Desde 1910, aproximadamente, Duchamp empezó a crear obras que reconocían el vertiginoso desarrollo de la producción industrial, la racionalización del cuerpo por parte de la ciencia y el surgimiento de una cultura del consumo que impulsaba el comercio. Sus exploraciones de correspondencias entre los cuerpos del deseo y las máquinas alcanzaron la cúspide con su obra The Bride Stripped Bare by Her Bachelors, Even (Large Glass) (1915-1923) [La novia puesta al desnudo por sus solteros, aun] (El gran vidrio), una alegoría de casi tres metros de alto de alto (9 pies) en una ventana que representa a una “Novia” y sus “Solteros” conectados con misteriosos aparatos mecánicos. Con procesos automatizados o aleatorios, Duchamp se aventuró más allá en los modos de apropiación, delegación y subcontratación, los cuales son centrales en la obra de Koons. Al revelar la erótica de los electrodomésticos más comunes, las obras de Koons de la serie The New [Lo nuevo] presentan a las nuevas aspiradoras Hoover, selladas en vitrinas de acrílico y bañadas con luz fluorescente blanca, como objetos intactos de deseo, castas novias mecánicas que hacen eco de las “máquinas solteras” de Le Grand Verre [El gran vidrio] de Duchamp.

Man Ray Marcel Duchamp with Turkish Coin Necklace on Forehead, Hollywood, 1949 Cortesía del Philadelphia Museum of Art. Donación de Jacqueline, Paul y Peter Matisse en memoria de su madre, Alexina Duchamp, 1998, 1998-4-26 © MARCEL DUCHAMP / ADAGP / SOMAAP / MÉXICO / 2019

VICE SANS FIN O LAS ANATOMÍAS DEL DESEO

Más que cualquier otro tema, el eros es algo primordial en las obras de Duchamp y Koons. En su tratamiento de la mecánica, la anatomía y la visión, Duchamp siempre consideró el deseo, y su transgresión asociada, el vicio y el voyeurismo, como una fuente infinitamente fértil de creatividad, libertad y placer. El erotismo y la sexualidad también abundan en el trabajo de Koons, y son fundamentales para el camino del espectador hacia la autoaceptación y la liberación de la culpa y vergüenza que de algún modo podrían acompañar sus deseos. Mientras que la Metallic Venus [Venus metálica] (2010-2012) de Koons representa abiertamente el desnudamiento que se infería entre la novia y sus solteros en Le Grand Verre de Duchamp, su superficie de acero pulido refleja al espectador, incluyéndolo literalmente en la escena. Los retratos sexualmente explícitos de la serie Made in Heaven [Hecho en el cielo] (1989-1991) de Koons elevan la máxima duchampiana de «Éros, c’est la vie» a un plano aún más salaz de literalidad en sus escenas protagonizadas por unos Adán y Eva de la era moderna.

Jeff Koons Play-Doh, 1994–2014 Collection of the artist Photo: Tom Powel Imaging © Jeff Koons

IDENTIDAD COMO MEDIO — SUBJECTIVIDAD READY-MADE

Ambos artistas desarrollaron sus propias filosofías acerca del deseo y el gusto y, al hacerlo, abanderaron nuevas formas de pensar sobre la identidad y la imagen pública del artista. Duchamp creó un alter ego femenino, Rrose Sélavy, con cuyo nombre firmó muchas de sus obras de los años veinte. Asimismo, para Koons, la identidad del artista en sí es un medio infinitamente maleable. Duchamp recurre a la farsa como estrategia para negarse a atribuir un papel concreto al artista, mientras que Koons asume de todo corazón la función pública del artista y utiliza el vocabulario visual de la publicidad para desarrollar la idea del artista como celebridad y como marca. Esto se observa en obras como Tzanck Check (1919), en la que Duchamp, como gesto de autoincorporación, inventa un banco y dibuja (literalmente, a mano) un cheque falsificado; y Belle Haleine (1921) donde su propia cara, travestida como Rrose Sélavy, funge como marca comercial en una etiqueta de perfume.

Las series escultóricas de Koons, Banality [Banalidad] y Luxury & Degradation [Lujuria y degradación], exploran el modo en que la clase determina los objetos de deseo de cada individuo, en tanto que Ad Art Portfolio [Portafolio de anuncios de arte] (1988- 1989) analiza la identidad como una pantalla maleable y autodeterminada, representando a Koons como un playboy, un maestro, o una estrella de cine. Koons y Duchamp demuestran, con distintas estrategias, que el artista no es sólo el autor de las obras que realiza, sino de la imagen pública que se crea, y sus respectivas obras reflejan su conciencia de que el artista es también una mercancía en un vasto mercado de deseos construidos.

Jeff Koons Lobster, 2003 Colección del artista Fotografía: Tom Powel Imaging © Jeff Koons

INOCENCIA Y CORRUPCIÓN

Tanto Duchamp como Koons se oponen al mito de la niñez libre de las normas morales y de consumo que moldean y corrompen el deseo o el gusto. Desde Duchamp, que en 1912 imaginaba un «niño-faro» o «niño-máquina» que hallaba «su expresión en el empleo de los más puros metales», hasta Koons, que mezcla la máquina con el niño en sus gigantescos juguetes metálicos con superficie de espejo, la infancia se convierte en el escenario ideal para la mecánica del deseo y la atracción de los bienes de consumo y el entretenimiento popular. Con obras como Play-Doh (1994-2014), los juguetes de globo con superficies reflejantes de Koons, o la vertiginosa Anémic cinéma (1925-1926) de Duchamp, ambos artistas parecen reconocer cómo las imágenes y la publicidad nos excitan desde muy pequeños y se fusionan con los placeres. Asimismo, las obras gozan de un toque de humor juvenil: el bigote que Duchamp pinta a la Mona Lisa, cual ocurrente vándalo, encuentra su paralelismo en obras de Koons en las cuales se utilizan juguetes como ready-mades, entre ellos la langosta inflable a la que el artista agregó un bigote como el de Dalí. Aunque los separan muchos años de distancia, los artistas vinculan el concepto de infancia con una erótica latente, así como con fuerzas sociales y comerciales ineludibles.

CATÁLOGO DE LA EXPOSICIÓN

Publicado por Phaidon en colaboración con la Fundación Jumex Arte Contemporáneo, el catálogo de la exposición fue editado por Massimiliano Gioni, con la colaboración de Natalie Bell, Daniel Birnbaum, Thomas Girst, Dorothea von Hantelmman, Adina Kamien-Kazdhan, Helen Molesworth, María Minera, Francis Naumann, Laurent de Sutter, Calvin Tomkins y Chris Wiley.

PLANEA TU VISITA

HORARIO
Martes–domingo / 10 AM–7 PM

ADMISIÓN
Precios en taquilla:
Público general / $50 pesos Público nacional / $30 pesos Domingos / Entrada libre

Entrada gratuita a:
Menores de 15 años
Estudiantes, profesores y adultos mayores con credencial vigente

VISITAS GUIADAS GRATUITAS Martes–domingo /
11 AM, 12 PM, 1 PM, 2 PM, 3 PM y 4 PM

Dirigidas a todo público
Registro previo individual en taquilla Cupo limitado

BOLETOS EN LÍNEA
Disponibles en http://www.boletia.com

Acceso inmediato: Martes–domingo / 10 AM–6 PM $200 pesos

Acceso inmediato + visita guiada: Martes–domingo / 5 PM y 6 PM $250 pesos