A Ghost Story

*Esta reseña puede contener spoliers*

A Ghost Story es una historia de terror diferente a cualquier otra. No se define como algo inquietante y macabro. De hecho, la mayoría lo ve como un drama o una película romántica. Sin embargo, aborda uno de los sustos más inquietantes de la vida… la soledad. Esta película te hace sentir tremendamente solo.

Es difícil escribir sobre A Ghost Story sin revelar nada. Es una película que es tan simple, tan mínima en realidad.

A primera vista, lo ves como un drama, un romance entre una pareja locamente enamorada. No sabes mucho sobre ellos, incluso la película misma te da solo sus primeras iniciales; C (Casey Affleck) y M (Rooney Mara). C se involucra en un accidente automovilístico, M se queda solo en su casa, en el medio de la nada, sola y triste. C vuelve a ella, siendo un fantasma que simplemente revolotea en una sábana blanca. Él se queda allí y la observa, a pesar de su tristeza y dolor, hasta que finalmente M decide mudarse , y nuevos inquilinos se mudan a su casa. C se queda, viendo nuevos inquilinos irse y viendo como llegan nuevos. De repente, ha pasado una gran cantidad de tiempo y todavía está allí. La casa es reemplazada por un masivo condominio de lujo y él todavía está allí. Atrapado en un limbo eterno.

El director David Lowery hace un gran trabajo al hacer una película que involucra a un hombre envuelto debajo de una sábana, entregando emociones tan poderosos y sentimientos crudos. A Ghost Story, sobre todo, es una película sobre la soledad trascendental. La película no es horror, pero logra una de las preguntas más horripilantes de la vida futura: ¿qué pasaría si tu ser querido se alejara de ti? Peor peor aún, ¿qué pasa si tu ser querido se olvidara de ti?

Anuncios