DELIRIOUS ART

Tiempos delirantes demandan arte delirante, o por lo menos es lo que propone esta exhibición. Los años entre 1950 y 1980 estuvieron plagados de cambios, de altos y de bajos. En todo el mundo proliferaba el conflicto militar y por lo tanto había un desasosiego político y social. El desencanto con un racionalismo opresivo aumentó, al igual que un interés corolario en experiencias fantásticas y alucinatorias. Los artistas respondieron a estos sucesos incorporando en sus obras desorden, absurdos, sin sentidos, desorientación y repetición.

En el proceso, desestabilizaron el sentido del espacio y la percepción, dando forma a estados mentales, emocionales y físicos extremos, desorganizando así las estructuras y técnicas lógicas. Delirious explora el abrazo de la irracionalidad entre los artistas estadounidenses, latinoamericanos y europeos.

Dividida en 4 secciones: Vertigo, Excess, Nonsense y Twisted, esta exhibición muestra a lo mucho 100 obras de arte de 62 artistas, incluyendo Antonio Berni, Dara Birnbaum, Tony Conrad, Hanne Darboven, Dean Fleming, Nancy Grossman, Philip Guston, Eva Hesse, Alfred Jensen, Yayoi Kusama, Sol LeWitt, Darcílio Lima, Lee Lozano, Anna Maria Maiolino, Ana Mendieta, Bruce Nauman, Jim Nutt, Hélio Oiticica, Claes Oldenburg, Abraham Palatnik, Howardena Pindell, Peter Saul, Mira Schendel, Carolee Schneemann, Paul Sharits, Robert Smithson, Nancy Spero, Paul Thek, y Stan VanDerBeek. Casi un tercio de las obras expuestas proceden de la colección del Met.

Vinculados por una desconfianza común hacia la razón, las obras presentadas simulan y estimulan alternativamente el delirio, forzando los límites de la legibilidad y la inteligibilidad.

En las obras presentadas en esta exposición, el delirio asume disfraces dispares en función del artista, objeto y período en cuestión. Los artistas no sólo cultivaron diferentes variedades de delirio, también optaron por expresarlos de diferentes maneras y por diferentes razones. El delirio puede estar relacionado con la forma, el estilo y la técnica de una obra; su perspectiva y punto de vista; su contenido y tema; o todo lo anterior. Algunos artistas se esforzaron por representar el delirio, otros por realizarlo y otros por inducirlo: precipitar estados vertiginosos y alucinatorios del ser en los espectadores.

En última instancia, la exposición pregunta si es posible entender una gran cantidad de arte de posguerra, incluso el arte aparentemente racional, como un ejercicio de locura calculada.

 

+info: https://www.metmuseum.org/press/exhibitions/2017/delirious

Anuncios