XANATH: la princesa de la vainilla

De perfume inigualable, la flor de la vainilla, que por cierto pertenece a la especie de las orquídeas, es una joya que se puede encontrar en una pequeña ciudad llamada Papantla, en Veracruz.

Xanath, su nombre en totonaca, tiene toda una historia por detrás y ha sido inspiración para toda clase de personas, sobre todo en temas culinarios. De la vainilla se han creado miles de postres y platillos. En perfumería ni se diga, se han hecho perfumes tan delicados que han sido atesorados en el mundo entero.

En una forma de oda a la princesa Xanath, un grupo pequeño de personas se ha dado a la tarea de trabajar en pro de Xanath y han creado una especie de “ecopark” en plena selva veracruzana sólo con la firme intención de cuidar y mantener vivo el eco sistema de la princesa de la vainilla.

Es así que Ecopark Xanath cuenta con aproximadamente 22 hectáreas de tierra en las que además de producir una cantidad considerable de vainilla, ofrecen tours y caminatas, así como clases de cocina con ingredientes sólo de la región. Cuentan con una zona para acampar dentro del mismo terreno en donde se puede disfrutar de la naturaleza en pleno.

Esta reserva es el lugar perfecto para dejarse envolver por la magia del lugar. El guía de los tours que se ofrecen en Xanath es la persona perfecta pues él mismo es el creador del proyecto y su misión es enaltecer el tesoro que tienen en esas tierras e involucrar al visitante en todo el tema de la vainilla (flor, vaina, semillas, polinización, etc.) Si visitan Xanath, también podrán aprender sobre la protección de la abeja melipona y la producción de la miel tan especial que hacen esas abejas, que por cierto no pican pues no tienen aguijón. La caminata por una parte de la propiedad también vale la pena pues podrán apreciar distintos tipos de plantas y podrán ver y escuchar varias aves; si tienen un poco de suerte hasta podrán ver la majestuosa mariposa azul, de alas enormes color turquesa que en forma de danza aérea pasa flotando de entre los árboles y arbustos de flores.

Otra actividad imperdible es la clase de cocina, una experiencia que disfrutarán sin duda, pues en manos de la jefa de cocina, darán un paseo sensorial lleno de sabores, olores, texturas; lo mejor de todo es que al final podrán probar todos los platillos preparados. A nosotros nos tocó preparar calabaza de castilla tierna a la mexicana con su cebolla, jitomate y chile verde; también preparamos sopa de chayote con pepita de calabaza tostada y molida en molcajete. Quelites con guacamole de aguacate criollo para hacernos unos ricos taquitos y para cerrar, una nieve de cacao que estaba ¡fresca y deliciosa!

Xanath es un lugar poco conocido y poco turístico, de esas joyas que poca gente sabe que existen pero que vale totalmente la pena visitar. Es el lugar perfecto para perderse un fin de semana y dejarse llevar por los encantos de ésta princesa.

*Para más info sobre tours y del lugar, les recomendamos que visiten su sitio web: www.ecoparkxanath.jimdo.com

 

Anuncios