Los reyes del pueblo que no existe.

Tras su exitoso paso por diversos festivales de cine en todo el mundo, la ópera prima de la joven cineasta Betzabé García se exhibirá en diversas regiones de nuestro país.

Los reyes del pueblo que no existe es una película que nos invita a reflexionar sobre el miedo, la soledad, el amor y la pertenencia; nos ayuda a pensar de una manera sensible y poética sobre temas coyunturales como: las poblaciones desplazadas, el calentamiento global y el narcotráfico.

Nos hacemos preguntas como ¿Por qué se inundó San Marcos? ¿Qué pasó en ese lugar y por qué hay personas que siguen viviendo ahí?

La directora Betzabé García se planteó estas y más preguntas cuando estuvo por primera vez en este terruño sinaloense, mismas que la impulsaron a realizar “Los reyes del pueblo que no existe” (2015).

El documental bellamente filmado en la población de San Marcos, Sinaloa, narra la historia de tres familias que deciden quedarse en éste pueblo, pese a que se encuentra totalmente inundado.

La documentalista en ciernes comparte que cuando llegó a San Marcos quedó asombrada al apreciar imágenes muy poderosas; una de ellas la de una figura de Jesús apenas saliendo del agua, representación en piedra ubicada en lo que algún día funcionó como panteón para la comunidad.

Las primeras escenas, muestran un lugar sumergido, un vasto cuerpo acuático que todo lo cubre. Junto al agua hay unas cuantas personas haciendo las tareas más mundanas. La cámara nos deja ver una rutina impuesta, años sin cambios o sucesos inesperados.

No obstante, los habitantes de San Marcos, han aceptado su realidad, afrontándola con la mejor actitud posible. García (egresada del CUEC), plasma un lugar cercano con tintes apocalípticos. El largometraje empezó siendo una denuncia sobre los pueblos desplazados a causa de la construcción de la presa Picachos en 2009. En un inicio Betzabé quería hacer un documental sobre la lucha de los comuneros y habitantes desplazados de la Presa Picachos, Los pueblos afectados serían seis: Puerta de San Marcos, El Placer, San Marcos, Casas Viejas, Las Iguanas y los Copale.

Después de varios viajes y muchas horas de entrevistas con los comuneros, decidió enfocarse en las vidas de las personas que se quedaron a vivir en San Marcos, uno de los seis pueblos afectados ¿Por qué se quedaron?, ¿Qué los ata al lugar?” eran las preguntas que le interesaba explorar.

“En realidad, mi cabeza suele ir a lugares comunes. Cuando supe de la historia de San Marcos lo primero que pensé fue en la presa, en las personas que habían desalojado, etcétera, que esa es la zona común porque es lo que estoy viendo y leyendo. Pero a la hora de estar ahí me doy cuenta que ellos no se consideran víctimas, sino que hasta dicen ‘Ay mira ya no tenemos una casa, tenemos 300 casas’, entonces del lugar común me fui a aprender y aprender con H intermedia de tomar. Aprehender realmente lo que estaba pasando y pasar mucho tiempo en la comunidad”, dijo la directora. 

El audiovisual causó tal impacto que el New York Times produjo un material alterno llamado “Unsilenced” contando la problemática del lugar y haciendo un ensayo visual sobre la lucha social.

Anuncios