POSE: fotografía de moda México hoy y Vapor… Accidente Colectivo

En el amplio mundo de las imágenes, la fotografía de moda ha roto esquemas y ha expandido sus fronteras más allá de clichés y estereotipos; mientras que el arte digital ha retomado la estética de los glitch que habitaban la década de los noventa, dando origen al #glitchart y al #vaporwave. Todos estos conceptos y nuevas propuestas dialogarán en un solo espacio: el Foto Museo Cuatro Caminos, con las exposiciones POSE… fotografía de moda méxico hoy y Vapor… accidente colectivo.

image

Pasarela, modelos, revistas, graffiti en vivo y glitch art en dos muestras a cargo de Gustavo Prado, quien diseñó la museografía y curaduría de POSE y Xavier Aguirre, Samantha Urdapilleta y Melissa Valenzuela, quienes estuvieron a cargo de Vapor.

Desde Avedon hasta Man Ray, fotógrafos de clase mundial, originalmente solo hacían moda. En su afán por mostrar el universo fotográfico en todas sus vertientes, el Foto Museo reúne el trabajo de jóvenes fotógrafos de las pasarelas y el retrato, en una muestra que convoca a la moda desde la lente y una serie de conferencias y propuestas de video en fashion film, que estarán abiertas al público hasta mediados de agosto.

En otros siglos, la pintura –por medio del retrato– abusaba de la pose como el medio para exhibir la grandeza de los personajes y subrayar el rostro de la belleza desafiando al tiempo, en tanto que uno de los territorios más grandes y a la vez soslayado desde la ‘gran’ fotografía es la imagen de moda.

POSE intenta romper con ese estereotipo y la obra que reúne forma parte de un fenómeno que en México está en gestación, que de la mano de la creación de imaginarios de moda, junto con revistas de avanzada y otra manera de entender el género -la imagen y la contracultura-, está dando lugar a un movimiento de imagen fresca y vital.

Gustavo Prado -quien fue curador del Centro de la Imagen-, actualmente es uno de los expertos en moda en el país, creó Mextilo, la primera película documental que cuenta la historia de la moda en México, además de que dirige la escuela de moda Cedim en Monterrey.

En POSE, Prado logró reunir no solo el trabajo de fotógrafos de moda sino también la propuesta de algunas revistas que han surgido en este universo de pasarelas, modelos y retratos. Así, participan en esta muestra: Alex Córdova, Anairam,  quien con un lenguaje anclado en el beauty fotográfico trabaja para publicaciones mundiales; Crom Mag, publicación de vanguardia, es un magazine sin textos. Donovan Quiroz, para quien sus modelos son como esculturas; Dorian López, fotógrafo que apuesta por una estética mexicana y Germán Nájera.

También están Iván Aguirre, cuyas imágenes son realidad virtual e imaginación desbocada, Juan Hernández, Karla Lisker, Marcelo Chávira, Salvador Hernández, Santiago y Mauricio, mexicanos que trabajan en Nueva York, Tony Solís y Giancarlo Cruz.

De acuerdo con Prado, la fotografía de moda no pretende tener el criterio de verdad del documentalismo, ni la profundidad psicológica de la fotografía construida. De ahí que sea más lúdica, ligera y experimental, por que “es el laboratorio de nuevas definiciones del género y el espejo del cambio social. En ella los motivos son la belleza, el estilo y la esencia de la moda. Ahora, en el ocaso del editorial impreso, este tipo de fotografía es tan libre como su manifestación instagramera y capaz de convocar a un público que likea sin parar, compartiéndola y haciéndola suya”.

Anuncios