Kinich Izmal. El placer de la comida yucateca en la Ciudad de México

En el marco de la muestra gastronómica yucateca, tuvimos la oportunidad de conocer los platillos típicos de la región por parte del restaurante Kinich Izmal.  En el marco de un ambiente relajado, la cordialidad y excelentes platos típicos de la cocina yucateca deleitaron nuestra presencia.

Lo primero que nos sorprendió fue el Agua de Chaya, planta típica de la región y que es muy refrescante y deliciosa. Dicho trago fue una gran opción para degustar unas empanadas de masa de Chaya rellenas de queso artesanal y acompañadas con jitomate tatemado y cebolla morada.

También probamos un muy sabroso Papadzule relleno de huevo cocido con salsa de pepitas de calabaza con longaniza de Valladolid ahumada y epazote acompañado de tortillas de maíz. Luego probamos un delicioso Dzid de pierna de venado de criadero deshebrado con rábano, cilantro, naranja agria y chile habanero.

Mención especial mereció la Cochinita Pibil con chile habanero en hoja de plátano, acompañada de cebolla morada. Fue un verdadero placer para la vista por su color y en especial para el paladar que por su textura y sabor deleitó a los presentes. Posteriormente probamos un queso relleno: delicioso queso bola holandés con alcaparras, aceitunas, pasas y almendras en salsa de jitomate, harina y manteca que combinó perfectamente con el típico plato de frijoles negros con puerco.

Finalmente, el poste fue un exquisito dulce de papaya caramelizado con canela y coco rallado.

Lamentablemente, el restaurante no se encuentra aún en la Ciudad de México, así que si tienen la oportunidad de ir a Izamal, Yucatán, no dejen de darse una vuelta. Esta región se encuentra a 45 minutos de Mérida y a 3 horas de Cancún.

Salimos muy satisfechos de haber sido invitados a esta degustación de deliciosas comidas típicas y con esmerada atención. Fue tan grata nuestra experiencia que nos prometimos visitar Yucatán para completar la experiencia gastronómica y las bellezas naturales que brinda esa maravillosa tierra mexicana.

Anuncios