Testimonios de fe: Colección de Exvotos del Museo Amparo‏

El Museo Amparo presentó la exposición Testimonios de fe: Colección de Exvotos del Museo Amparo, organizada dentro del Programa de Estudios e Investigación de la Colección Permanente que tiene como objetivo impulsar y fomentar la investigación y la divulgación de la historia del arte mexicano a través del estudio de las obras de la Colección del Museo Amparo, con el n de tener un mayor y mejor entendimiento del acervo y de esta manera contribuir al conocimiento de diferentes temáticas.

Retablo al Señor de la Piedad, 1880. Óleo sobre lámina
Retablo al Señor de la Piedad, 1880. Óleo sobre lámina

En la exposición se presenta una selección de exvotos pintados del acervo del Museo Amparo que ilustra cómo generaciones de individuos y sus familiares apelaron a los santos de su devoción para ser librados de accidentes, enfermedades y peligros.

Retablo a la Virgen del Pueblito, 1864. Óleo sobre madera
Retablo a la Virgen del Pueblito, 1864. Óleo sobre madera

A través de todos los tiempos, hombres, mujeres y comunidades enteras han dado gracias a los poderes sobrenaturales en los que creen. Los exvotos narrativos de esta muestra pertenecen a una sola categoría de objetos donados a algún santo o divinidad. Otras expresiones de agradecimiento pueden ser edificios enteros, como El Escorial en España, representaciones del santo para que otros lo reconozcan o efigies de los individuos agraciados en los santuarios.

Retablo a los Santos Médicos, s. f. Óleo sobre lámina
Retablo a los Santos Médicos, s. f. Óleo sobre lámina

Los exvotos son pequeñas pinturas de tipo narrativo que se hicieron populares a partir del siglo XV en Italia y muy pronto en otros lugares de Europa; en la Nueva España los hubo desde el siglo XVI y hasta la actualidad se siguen produciendo en algunos templos importantes. Se trata, en cada caso, de cuadros de agradecimiento que muestran la imagen del santo que proporcionó el alivio, junto a la representación de la desgracia del donante o persona que solicitó la realización de esta obra y un texto, donde se relatan los detalles del favor recibido.

Retablo a la Virgen de la Candelaria, 1890. Óleo sobre lámina
Retablo a la Virgen de la Candelaria, 1890. Óleo sobre lámina

Estos retablos se colocaban en las paredes de los santuarios y generalmente son pinturas realizadas sobre lámina o madera, de autores anónimos, -aunque algunas están firmadas-, y en otras ocasiones, por el estilo empleado, puede distinguirse que son de un mismo autor, seguramente un pintor que ofrecía sus servicios en el templo. Los exvotos narrativos, como los de esta exposición, fueron pintados sobre madera y, a partir del siglo XIX, sobre lámina.

Retablo a Santa Rita de Casia, 1849. Óleo sobre lámina
Retablo a Santa Rita de Casia, 1849. Óleo sobre lámina

Estas pequeñas obras, llenas de detalles dramáticos y sentimientos, nos permiten conocer los nombres de los donantes y acercarnos a detalles de su vida, angustias y alivios. La mayoría de los exvotos de la Colección del Museo Amparo provienen de santuarios del Bajío, aunque también los hay de Puebla y Tlaxcala, y están dedicados a diferentes santos, advocaciones de la Virgen y a Cristo en su Pasión. Algunas de las devociones importantes de la colección son: El Señor del Hospital, San Antonio de Padua, San Miguel Arcángel, la Virgen de San Juan de los Lagos, el Santo Niño de Atocha y la Virgen de Guadalupe, entre otros.

Para esta exposición se seleccionó un centenar de exvotos divididos en tres grupos para ilustrar algunos de los principales motivos que provocaban las peticiones de ayuda: los accidentes, las enfermedades y las situaciones de peligro e injusticias. De igual forma se presenta una sección dedicada a conocer cómo muchas obras artísticas fueron concebidas como exvotos y creadas originalmente para cumplir una promesa y dar gracias, tal es el caso de dos pinturas de la Colección Permanente del Museo Amparo: el cuadro dedicado a la Virgen de Loreto, con la frase “a devoción de Loreta María” fechado en 1772, y el cuadro de la Virgen de Guadalupe con los retratos de los donantes que seguramente nanciaron la obra para agradecer un favor recibido y que fueron colocados a sus pies. Finalmente se ha realizado el montaje de exvotos en una pared que evoca la disposición que los retablos tienen en los templos.

La exhibición de retablos aumentaba la fama del santo y atraía a más devotos. Junto con los exvotos narrativos frecuentemente se exhiben otros objetos que registran un favor recibido: recuerdos de la víctima sobre su accidente o enfermedad, tales como cartas, fotografías, ropa, entre otros.

Por último, las narraciones de desgracias en los retablos de esta muestra, y las necesidades humanas expresadas de varias maneras en otros géneros de exvotos pintados, revelan carencias y peligros de la existencia humana. Sin embargo, todas estas representaciones también manifiestan la necesidad de la esperanza y el deseo de agradecer y multiplicar las ayudas que se reciben.

La exposición permanecerá abierta al público hasta el 27 de junio en las Salas de Exposiciones Temporales del Museo Amparo.

 

Anuncios