Nacho López. Fotógrafo de México en el Museo del Palacio de Bellas Artes

La Secretaría de Cultura presentó en el Museo del Palacio de Bellas Artes la muestra Nacho López. Fotógrafo de México, homenaje que rescata, mediante más de 235 fotografías vintage (impresiones de época hechas por el mismo artista), el trabajo y las aportaciones visuales de Ignacio López Bocanegra, mejor conocido como Nacho López, bajo el concepto curatorial de José Antonio Rodríguez y Alberto Tovalín. La exposición estará abierta a partir del 15 de abril en las salas Justino Fernández, Paul Westheim, David Alfaro Siqueiros, Jorge González Camarena, José Clemente Orozco y Rufino Tamayo.

Esta retrospectiva, a 30 años de su fallecimiento, muestra a López en sus diferentes facetas, desde el fotógrafo dedicado a retratar la ciudad y sus transeúntes, hasta su interés por capturar imágenes del mundo indígena, así como su característico sentido del humor para plasmar de manera clara y tenaz la vida cultural y social del México de mediados del siglo pasado. Asimismo, incluye una de las etapas menos conocidas del artista: la experimental.

En palabras de Miguel Fernández Félix, director del Museo del Palacio de Bellas Artes, “se trata de una vasta selección de obra que integra los múltiples temas en los que Nacho López trabajó y la forma en la que manifestó sus intereses, preocupaciones e inteligencia. Deja ver la modernidad en el México del siglo XX, la vida de la ciudad y sus rostros que, desde la periferia, constituyen una manera de entablar comunicación con nuestro presente”.

El primer apartado, titulado Yo, el ciudadano, expone la vida en los barrios bajos de la Ciudad de México, la desazón de los relegados y desprotegidos, la cotidianidad, la pobreza y la fe de una comunidad. Entre las fotografías que componen esta selección se encuentran Vecindad en el antiguo Convento de Betlemitas (ca. 1953) y las series Globero (1961), Un día cualquiera en la vida de la ciudad (1958) y Virgen india, Villa de Guadalupe (1953), además del fotopoema Yo, el ciudadano, que despliega no sólo su virtuosismo en la fotografía, sino también en las letras.

Páginas visuales, segunda sección de la muestra, presenta imágenes y series fotográficas publicadas durante su etapa como fotoperiodista en las revistas Mañana y Siempre!, en las que retrató la reacción de las personas ante hechos planeados por él mismo. Entre sus fotorreportajes más notables se encuentran Cuando una mujer guapa parte plaza por Madero (1953) y La Venus se fue de juerga por los barrios bajos (1953).

Por otra parte, Tierra y tiempo revela el compromiso que López tuvo por el universo indígena, al cual concibió como un espacio de enseñanza y aprendizaje. En su obra logró plasmar la convivencia de diversas etnias y sus tradiciones ancestrales. Coras (ca. 1970), Entierro en Villa de Ayala, Morelos (ca. 1970) y Pueblo indígena tzotzil, Altos de Chiapas, Chiapas (ca. 1976) son algunas de las piezas que se aprecian en este núcleo.

Trastocación, cuarto apartado de la exposición, ahonda en las experimentaciones fotográficas realizadas por el artista, en las cuales los objetos, espacios y cuerpos producían una interacción entre sí. Fotomontajes, imágenes abstractas sobre cuerpos y objetos, así como exploraciones técnicas, ocupan esta sección. La serie El mundo de la fantasía (1953), la placa Autorretrato en ciudad (ca. 1960) y diferentes experimentaciones visuales realizadas junto con el escultor mexicano Pedro Cervantes son algunas de las obras que conforman esta selección.

El interés de Nacho López por la danza es expuesto en Multidimensionalidad, quinto núcleo de la muestra, donde se incluyen imágenes de personajes que se vuelven sombras fugaces al ritmo del movimiento capturado por el disparo fotográfico. Entre las series que realizó en esta materia se encuentran las de coreografías como Zapata de Guillermo Arriaga (1953), Redes de José Limón (1951) y La manda de Rosa Reyna (1951), entre otras. Asimismo, se exhiben fotografías de bailarines de gran renombre como Lupe Serrano. Un conjunto de objetos personales como tarjetas de presentación, sellos para fotos y las cámaras que utilizó el artista acompañan este apartado.

Finalmente, su producción fílmica se presenta en Lo cinematográfico, última sección de la muestra. Aquí pueden observarse imágenes del artista filmando, así como algunos documentales realizados por él, como Todos somos mexicanos (1958) y Misión de chichimecas (1970), y la cinta experimental Los hombres cultos (1972).

“Nacho López, con sus propuestas visuales, múltiples investigaciones y experimentaciones, se convirtió en un autor total para la fotografía y el arte mexicano”, refirió José Antonio Rodríguez.

Por su parte, Alberto Tovalín apuntó: “No podemos terminar de comprender el panorama de la fotografía mexicana sin tomar en cuenta las aportaciones de Nacho López, que se exhiben en esta muestra retrospectiva de su trabajo”.

El conjunto de obra exhibida proviene de 12 colecciones, entre ellas: el Acervo Documental y Artístico Nacho López, la Fototeca Nacional del Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Fototeca Nacho López de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, el Museo de Arte Moderno del Instituto Nacional de Bellas Artes, el Museo del Estanquillo y la Colección Carlos Monsiváis.

Nacho López. Fotógrafo de México estará acompañada por una publicación en español ilustrada con imágenes de las obras expuestas, un ensayo curatorial y textos de los especialistas Yessica Contreras, Rebeca Monroy, John Mraz, Pilar López Urreta, Jesse Lerner, Antonio Saborit y Citlalli López Binnqüist, además de cinco textos críticos y reflexivos del propio fotógrafo. El volumen contará con un tiraje de tres mil ejemplares y podrá adquirirse en la tienda del museo, ubicada en la Sala Internacional del recinto.

Laexposición estará abierta a todo público hasta el 10 de julio, de martes a domingo de las 10:00 a las 18:00. Costo: 60 pesos. Entrada gratuita permanente a estudiantes, maestros, mayores de 60 años, menores de 13, discapacitados y pensionados. Entrada libre al público en general los domingos.

Anuncios