Santiago Carbonell: Espejos de la Realidad

Imagen cortesía Museo de Arte SHCP

La naturalidad y la fuerza en los cuerpos que el artista Santiago Carbonell imprime en sus obras es algo muy característico de su obra, es casi como un sello personal en el que cada cuerpo tiene su historia.

En esta ocasión también es el caso pero en la exposición que actualmente se encuentra en el Museo de Arte de la SHCP estos personajes del maestro Carbonell cuentan una historia distinta.

Santiago Carbonell
Santiago Carbonell

En la muestra Espejos de la realidad, cada pieza presenta una imagen altamente poética; en cada uno de sus lienzos, en ellos la objetividad es totalmente subjetivada por el artista, haciendo que las escenas planteadas en sus obras sean un medio íntimo respecto de lo sensible, creando una imitativa de la realidad de importante trascendencia artística.

Su trabajo puede considerarse como un naturalismo intelectualizado, fundado a partir del constante artificio de la pintura y una estudiada selección de las temáticas o conceptos. En cada una de sus piezas representa una escenificación con cierta teatralidad, una marcada afectación en las poses y en la atmósfera de sus cuadros, lo que permite distinguir lo imaginario de lo verdadero. Imágenes que el artista concibe a manera de ambientaciones refinadas, en las que los actores posan en el gran escenario de la sensualidad; que delata su firme preocupación por el fenómeno estético, así como por la presencia del cuerpo hermoso, erótico y provocativo; todo ello resultado indudable de la sofisticación de la sensibilidad plástica de quien ama la estética, la imagen prodigiosa y el buen oficio.

Imagen cortesía Museo SHCP

Santiago Carbonell es un creador plástico que ha encontrado en el realismo, un modo de expresión genuino, en el que se pueden apreciar los diferentes rasgos que evidencian su conocimiento de la pintura universal. En la obra que nos presenta en esta muestra se aprecia claramente un regreso a la técnica como necesidad propia de su lenguaje, donde la figura es representada con un alto grado de verosimilitud, distintivo muy característico de su obra.

Sobre esta exposición el maestro carbone dice que es un Tutti-Frutti de su trabajo, así como se pueden encontrar personajes llenos de historia clásica también está aquel en donde vemos a un rebelde, un sicario y la belleza de la mujer en distintas circunstancias.

“El tema femenino siempre ha sido importante en mi pintura, la belleza es como una partícula cuántica, siempre cambia” comenta el maestro Carbonell al respecto.

Una de las obras más representativas en la exposición: aquella que había pintado hace tiempo pero con la que se topó cuando sucedió lo de las 43 muertes de los estudiantes en la cual deliberadamente intervino con un número 43 en rojo.

Imagen cortesía Museo de Arte de la SHCP

 Sobre el artista: Nació en Quito, Ecuador, en 1960; comenzó a pintar desde los 6 años y durante su juventud vivió en Ecuador, España, Estados Unidos e Italia, y en 1986 se estableció en México, donde tiene su residencia hasta la fecha. Su férrea disciplina, tenaz estudio y refinado talento autodidacta, lo ha llevado a recorrer el mundo, sorprendiendo al espectador con una personal percepción de la pintura. Es un representante destacado de la corriente hiperrealista, aunque -según declara él mismo- su estética no se basa en reproducir lo que la realidad o la fotografía le presentan, sino en inventar a partir de ellas. Ha montado exposiciones en México, Perú, Venezuela, Argentina, Estados Unidos y Bélgica. Algunos de los premios que ha obtenido son: 1982, del Instituto Catalán Americano de Cooperación y en 1980 la Beca Reina Sofía de Bellas Artes.

“No sé que me gusta más, si cocinar o pintar, al final creo que las dos son cosas muy parecidas”

La curaduría está a cargo Rafael Pérez y la muestra Espejos de la realidad puede visitarse en el Museo de Arte de la SHCP Antiguo Palacio del Arzobispado, en la Calle de Moneda 4, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, a partir del jueves 17 de marzo de martes a domingo de 10 a 17 horas. La entrada es libre. Concluye en junio de 2016.

Anuncios