Secundino, el placer de la comida.

Hablar sobre el restaurante Secundino, localizado en el corredor Tonalá ( no. 87 esquina con Álvaro Obregón) es hablar de buena comida. En esta ciudad en donde la oferta gastronómica es enorme, es raro toparse con un lugar en donde la comida se sienta tradicional pero con un toque de elegancia único y, sobre todo, con excelente sabor e inmejorables precios.

En esta ocasión tuvimos la oportunidad de probar lo que ofrece y quedamos sorprendidas y con un sabor de boca difícil de olvidar.

Para comenzar, pedimos algunos platillos al centro para así poder probar más de lo que ofrece. Empezamos con una tostada de tuétano. Una tortilla tostada a la parrilla con base de salsa macha con cacahuate, frijoles refritos, tuétanos al mojo de ajo, rábano fresco y brotes. La combinación de cada uno de los ingredientes era espectácular. La espesura del tuétano se aligera de forma maravillosa con los vegetales y los frijoles le dan una cremosidad incomparable. Acompañamos esta entrada con unas buenas cervezas artesanales dignas del platillo. Además, pedimos otra tostada de pescado con salsa de epazote, aguacate y frijoles. Distinta a la de tuétano pero con el mismo delicioso sazón de quien sabe preparar buena comida.

Tostada de pescado.

Para aquellos que siguen una dieta vegana no tan estricta, una cazuela de rajas de chile con queso es una de las opciones a no perderse. Una delicada mezcla de chile poblano, de agua y chilaca con maíz azul y amarillo con queso menonita y oaxaca. Este plato es excepcional en cuanto a su presentación, pues en lugar de traer las tortillas aparte, la preparación viene cubierta con una gran tortilla que a su vez le sirve para mantener el calor.  La combinación de los quesos con la variedad de chiles es estupenda y va preparando el paladar para los platos más fuertes. Por último, probamos también una gordita de quelites, hecha de masa azul con base de salsa de queso cotija y lima, quelites salteados con ajo y cebolla, acompañada con queso panela, lámina de calaza y mix de quesos.

Gordita de Quelites.

Si de plano no comes nada animal, no te preocupes, la ensalada verde que probamos es un deleite al paladar y viene en una porción bastante grande. Una mezcla de lechugas con habas, nopales, ejotes y aguacate con vinagreta de cilantro es una perfecta opción para estos días de calor y para darle variedad a las miles de recetas que hay en cuanto a platos verdes. Fresca y con ingredientes de altísima calidad es en verdad una de imperdibles del lugar.

Acompañadas con la maravillosa atención de todo el staff y Miguel Rivera, encargado de las relaciones públicas, nos dejamos llevar por algunas de sus recomendaciones. Indecisas entre pedir una birria de chamorro, una barbacoa de costilla de res o un mixiote de cordero, nos inclinamos por el último, y ¡vaya que no nos equivocamos! Creo que pocas veces hemos tenido la oportunidad de comer algo tan delicioso. Cordero envuelto en hoja de plátano con adobo de chile pasilla, servido con relish de tomate y tortillas. La suavidad de la carne hace de este plato una verdadera exquisitez. En verdad, este es uno de los platos que más recomendamos si vas al lugar.

Mixiote de Cordero

Nos pudimos dar cuenta que la cocina que ellos dan a conocer es de platillos tradicionales mexicanos con un toque muy discreto de contemporaneidad. Si bien te vas a encontrar con añadidos que no son usualmente visto en nuestra comida, podrás ver que el chef ha dado en el clavo al momento de combinarlos. Se mantiene todo el sabor de una comida de cantina pero con la finura que sólo un chef contemporáneo y altamente profesional puede lograr. Esta es una cocina de autor que respeta las notas pincipales de cada preparación, logrando que tu paladar recuerde la tradición mexicana y se sorprenda con destellos de novedad.

Cuando vayas, no olvides revisar la sección de postres pues te encontrarás con algunas sopresas que estamos seguras nunca has visto en otras cartas.

Secundino
Tonalá 87, Roma Norte, mar-sáb 13-23 h, dom 13-18, $ promedio: 350, tc: excepto amex

Anuncios