Porsche 911 Carrera S. Siempre por delante

Una vez más, se trata de todo. De un nuevo patrón de referencia. De un automóvil deportivo como no hay ningún otro. Que ejerce fascinación desde hace generaciones. Y que es parte de la esencia de Porsche. Se trata del futuro del 911.

Porsche tiene como objetivo que el próximo 911 sea más potente, más completo y con un consumo más reducido que nunca. Un automóvil deportivo tan atractivo como el primer día.

 

Motor, chasis, carrocería. Todos los componentes del 911 contienen muchos años de experiencia, miles de ideas e incontables horas de desarrollo. Incluso de la más pequeña de esas innovaciones podría escribirse un libro. Pero sólo a través de la interacción de todos los componentes nace un principio: un concepto general armonioso.

Este principio es el que prepara al 911 para el futuro desde 1963. Una instalación de 2+2 asientos es el concepto ideal para un automóvil deportivo compacto y de pura raza que, sorprendentemente, ofrece mucho espacio y sensación de amplitud.

A ello se suma un motor compacto en la parte trasera: la propulsión óptima para el 911. Su posición proporciona una elevada tracción y caracteriza la inigualable sensación de conducir un 911.

La ubicación lógica del equipaje en un automóvil deportivo con motor trasero: el maletero delantero. Para un elevado confort de viaje, una notable versatilidad para la vida diaria y la gran originalidad de un automóvil deportivo genuino.

Para ganar la lucha contra el tiempo y obtener una potencia eficiente no se debe cargar con ningún lastre. Por eso, la arquitectura ligera es otro principio fundamental del 911.

Además, este tipo de arquitectura se convierte en inteligente cuando se emplea el material adecuado en la posición ideal del vehículo. Esto también forma parte de la armonía conceptual de Porsche. Y es que una carrocería sin rigidez no proporciona agilidad.

Del mismo modo, la dinámica y el confort de conducción son inseparables. Por eso, Porsche emplea para la estructura aceros de pared muy delgada pero con valores de rigidez muy elevados. Además, utilizan aluminio y magnesio para superficies mayores como el techo, la parte inferior de la carrocería, las secciones delantera y trasera del vehículo, las puertas, las aletas y el capó del maletero y del compartimento del motor.

La elevada eficiencia del material reduce el peso total y, con ello, el consumo. Es lo que convierte al 911 en el automóvil deportivo más ligero de su segmento. Una posición líder de la que Porsche está tan orgulloso.

El diseño del 911 demuestra de dónde venimos y dónde están nuestras raíces. Pero también demuestra en qué dirección nos movemos y cómo vemos el futuro.

El lenguaje de las formas, las proporciones y las líneas sigue la tradición 911. Con las aletas más elevadas que el capó delantero, faros redondeados, una línea del techo que desciende hacia atrás y ventanillas laterales terminadas en ángulo. La impresión global: bajo, ancho, plano. Proporciones de automóvil deportivo originarias del circuito de competición.

Porsche ha trazado el nuevo 911 aún más preciso. Y, con ello, esboza también su futuro. Con un nuevo diseño de iluminación que integra ahora las características luces diurnas de 4 puntos LED en los faros Bi-Xenón. Con intermitentes aún más estrechos. Para un Porsche que se reconoce desde lejos como 911.

El frontal tiene una nueva forma que le confiere un aspecto aún más deportivo. Las tomas de aire son más grandes y su diseño, aún más incisivo. Las tomas de aire laterales activas controlan la aerodinámica y la refrigeración según el tipo de conducción.

La trasera encierra la esencia del 911: el motor. Aquí es donde late su corazón desde 1963. Gracias al nuevo concepto de propulsión, late con más fuerza que nunca. Pero también modifica los parámetros de diseño. Screen Shot 2016-03-01 at 4.53.25 PM

Por eso, primero hablamos de la función y después de la forma: un motor de combustión interna no puede rendir sin aire. Es lo que enseña la física. Un motor Porsche necesita respirar mucho aire. Es lo que nos enseña el automovilismo de competición. La propulsión con sobrealimentación turbo de los nuevos modelos 911 Carrera y 911 Targa 4 recibe mucho más que nunca. Gracias a la disposición longitudinal de las lamas de la rejilla del capó trasero.

Llamativos en el mejor de los sentidos son los pilotos traseros con diseño tridimensional y tecnología LED. Para una estética escultural, también característica del 918 Spyder. Un diseño para el futuro combinado con una tecnología adaptada a los nuevos tiempos.

Distintivo de los modelos de tracción total: la franja continua de pilotos traseros, que se ha perfeccionado aún más para los nuevos modelos 911. Es más estrecha y se integra visualmente con los pilotos traseros, con una iluminación aún más homogénea que antes, que realza la trasera 44 mm más ancha de los modelos de tracción total.

El diseño en acero inoxidable de las salidas de escape individuales es otra novedad. En los modelos S, las salidas son dobles. Inspiradas en el 911 GT3: las salidas centrales del sistema de escape deportivo opcional. Aquí, la forma, la función y el sonido conforman una unidad.

Intenso, deportivo, intemporal. La trasera tiene unos contornos más claros y muestra un aspecto más ancho, más intenso e imponente.

 

Anuncios