La entrevista: Michael Nyman

 

“Mis fotografías a veces son la descripción del propio proceso”

-Michael Nyman

 

Con el simple hecho de estar cerca del maestro Michael Nyman algo se mueve adentro de tu persona, la energía que emana es especial y eso tu ser lo reconoce.

Previo a haber disfrutado de su obra que actualmente se encuentra en la Galería Le Laboratoire, sus impecables fotografías sorprenden al espectador, con un don para capturar una escena o un momento y con una nitidez impresionante, la sorpresa es aún mayor cuando al platicar con él nos cuenta que fueron tomadas con una cámara que es prácticamente de bolsillo y además, que no fueron retocadas. ¡Impresionante!

 Naked
« Naked » papel luster laminado y montado sobre contra negro edición de 8, 90 x 120 cm, 2010

Realmente es admirable su sencillez y naturalidad, conforme la plática va avanzando te das cuenta de la sensibilidad y la manera de ver la vida que tiene, lo cual definitivamente se ve plasmado en su obra. Sus fotografías nos transmiten una gran parte de él, por una parte son melancólicas, por otra, ingenuas, curiosas y hasta se podría decir que se puede escuchar una melodía, será por que lo relacionamos fuertemente con la música, pero si se observa con detenimiento esos sonidos melódicos van en “crescendo” al igual que su obra.

El espacio de la galería es perfecto, los arreglos del espacio conectan de manera armónica con las fotografías de Michael, él mismo dice que la arquitectura art decó de la galería hacen que tu mirada se pierda entre la fotografía y la decoración.

“La fotografía es algo muy familiar para mí porque tomo miles de fotografías todo el tiempo, especialmente ahora que estoy en la Ciudad de México fotografío casi todo lo que veo”.

Ya más entrados en la plática, Michael Nyman nos comenta que le gusta ser más fotógrafo que compositor, pero que le gusta más el efecto que tiene al crear música. “No creo poder tomar una fotografía que sea el equivalente a una pieza musical para piano, creo que la fotografía nunca va a tener el impacto en una persona como la música lo tiene y eso también me hace sentir muy satisfecho como compositor, el crear piezas musicales que sean tan fuertes que puedan hacerte sentir algo o cambiar tu estado de ánimo”.

Hablando sobre las diferencias y puntos en común entre la fotografía y una pieza musical dice que son lo opuesto, “generalmente cuando comienzo a crear una pieza musical no tengo nada, hay mucho que traducir y transformar como compositor, mucho que reconfigurar y re editar, es más como un proceso mecánico, de hecho es una paradoja y el efecto es lo contrario a lo mecánico. El proceso de tomar una fotografía también es algo mecánico, pero si tienes un buen ojo, lo que queda enmarcado tiene cierta relación y poder emocional para que pueda ser original”.

Con respecto a la exhibición en la Galería Le Laboratoire nos dice que presentar estas fotografías fue un proceso interesante pues tiene un archivo con alrededor de 60,000 a 70,000 fotografía y para poder seleccionar sólo 10, realmente fue un proceso al azar y eso es lo que hace de esta exhibición interesante. “De hecho es la primera vez que las veo impresas”.

Además de las fotografías también se adaptó uno de los cuartos de la galería para reproducir la película Nyman with a Movie Camera con imágenes de calle tomadas por Michael en la Ciudad de México y retomando la película del ucraniano Dziga Vertov como referencia y background. La música de fondo fue compuesta por el artista quien nos dice que ese score se lo encargaron hace algunos años los del gobierno de Gran Bretaña para musicalizar la película original de Vertov y que ahora también la retoma sólo que con algunos ajustes y ediciones para adaptarla a su propia película.

En cuanto a las fotografías del Cine Ópera, nos dice que fueron tomadas sin tripie, con luz natural y con una cámara sencilla y barata. Pero al verlas y percatarte de la complejidad implícita uno puede percibir del trabajo del fotógrafo que está detrás.

“Mis fotografías son obra de 5 segundos cada una, cuando me invitaron al Cine Ópera me sentía como niño chiquito en dulcería”.

¿Cómo surgió la idea de las fotografías México-Odesa? Fui a Odesa para dar un concierto y la realidad es que mucho de lo que Dziga Vertov filmó está en esa ciudad por lo que le pedí al Instituto de Cine Ucraniano que me dieran un tour por las locaciones en las que Vertov había filmado. Al empezar a caminar las calles de Odesa, me sentí como si estuviera en México, el mismo sentimiento de libertad, de dualidad, de diferencias, de extremos lo tuve en ese momento en Ucrania. Fue una experiencia bizarra de yuxtaposición de ciertos acontecimientos similares en ambas ciudades. Este tipo de acontecimientos captan mi poder de atención, cosa que por ejemplo, no sucede cuando creo una pieza musical.

 

mexico-odesa
Odesa stairs II papel lustre laminado y montado sobre sintra negro edición de 8, 62 x 110 cm, 2015

 

¿Cómo se crea una pieza musical para una película? La función de un score de música es muy diferente de lo que generalmente creo, es como si hicieras un guión pero imprimiéndole vida.

¿Qué opina sobre la música que se crea actualmente? La música es algo realmente interesante y fascinante; la música de ahora me frustra porque realmente es muy popular y no tiene rostro, es muy impersonal. Se necesita mucho coraje para notar que la música que yo hago está llena de carácter y detalle, es intensa, poderosa pero también transparente y emocional.

“He caído en mi propia trampa de que mi música no puede ser escuchada sin imágenes o de manera acústica, es un sentimiento extraño, ha habido ocasiones en las que me siento muy raro al tocar un concierto solo para piano”.

¿Cuál fue su primera cámara y hace cuanto que le interesa la fotografía? Mi primera cámara fue una Zenith de 35 mm, la compré en los años 60 y tomaba fotos de todo, luego en los 70 que tuve hijos la mayoría de mis fotografías giraban en torno a la familia y ahora que estoy en México no puedo parar; no me pasa lo mismo en Londres.

¿Sobre qué se encuentra trabajando actualmente? Por ahora estoy haciendo una serie de fotografías en torno a las famosas combis, he notado que hay varias en la Ciudad de México. En un inicio pensé en fotografiar el retrato de la combi, de su parte delantera, trasera y de ambos lados, pero luego me percaté que el contexto en el que se encuentran estos automóviles me interesó, el diseño de su interior y el parabrisas el cual hace la función de un espejo doble, por un lado refleja lo que hay en el exterior y por otro puedes ver lo que hay en el interior y lo que el dueño del auto guarda ahí.

Datos interesantes sobre esta exhibición:

La música dispuesta para Nyman with a Movie Camera fue utilizada para la película de Vertov pero también fue realizada desde un inicio para uno video juego japonés. “Esta pieza musical es muy interesante y necesitaba ser reciclada así que decidí usarla para algo que todos pudieran escuchar, funcionó perfecto y realmente suena como si hubiera sido compuesta para esa película”.

 

“Toda la música que he hecho para películas está siendo utilizada como archivo, un archivo que he pasado toda mi vida creando y ese tipo de arte es una especie de virtuosismo, una paradoja ciega y muy extraña”.

 

Michael Nyman, un hombre con profundo conocimiento, sentimiento y pasión, quien encontró algo en nuestro país que parece escaparse del ojo común de la mayoría de los que habitamos esta polifacética ciudad.

Foto Michael Nyman-01
© L´enfer des Arts

 

*La obra de Michael Nyman se puede visitar en la Galería Le Laboratoire bajo previa cita en: Vicente Suárez 69 interior 2, Colonia Condesa. www.lelaboratoire.mx t. 5256-4360 info@lelaboratoire.mx hasta el 5 de diciembre

Anuncios