THE BEATLES. AYER, HOY Y MAÑANA EN EL MUSEO SOUMAYA.

En el marco del Año Dual Mexico-Reino Unido, la Ciudad de México ha organizado una serie de actividades que toman como emblema al célebre grupo británico The Beatles y el imaginario popular.

Luego de presentarse con éxito en Museo Soumaya de Plaza Carso, la muestra traza una nueva ruta en el sur capitalino en la sede de Loreto, con más de trescientos objetos entre carteles, revistas, discos, libros y memorabilia. A la colección de Ricardo L. Calderón Chiñas se suman piezas de otros acervos que datan o hacen referencia a los primeros años de la Beatlemanía: 1963, 1964 y 1965.

Nuestro país es, indudablemente, uno de los que mayor admiración tiene por la música, historia y legado del entrañable Cuarteto de Liverpool. La Secretaría de Turismo del Distrito Federal y Fundación Carlos Slim deseamos que este viaje los llene de recuerdos, nostalgia, música e identidad.

L’ENFER DES ARTS tuvo la oportunidad de visitar esta exhibición y de platicar con el coleccionista de todos los objetos que en ella se encuentran.

Mientras mirabamos con gran curiosidad todos los objetos, se presentó ante nosotros el dueño de todos ellos, el coleccionista y presidente del club de fans de los Beatles en México, Ricardo L. Calderón Chiñas. Con una chamarra de mezclilla que portaba en la espalda el nombre de los Beatles, se acercó hasta nosotros con una sonrisa en el rostro. Ya de cerca, pudimos ver que su camisa también llevaba un parche de la banda inglesa, un cinturon cuya hebilla decia “THE BEATLES” y en la mano un anillo con el mismo distintivo. Sin duda, nos dimos cuenta, Ricardo no solamente era un coleccionista si no un verdadero fan del grupo de Liverpool. Así comenzó nuestra entretenida e interesantísima reunión.

Nos contó que esta colección comenzó inadvertidamente, a partir de la compra de su primer disco en 1964. Recuerda con un brillo en los ojos la primera vez que escuchó esa música que por el resto de su vida lo marcaría. Tal como él lo describe, comenta que fue como un impacto de un rayo. Caminando por las calles de Acapulco, de donde es oriundo, se detuvo repentinamente frente a una fuente de sodas de la cual la musica del cuarteto inglés -en ese momento desconocido para él- sonaba de una sinfonola.

Con curiosidad entró al establecimiento para preguntar quiénes eran. “Los Beatles” -le respondieron- “unos gringos, que son muy buenos.” Nadie de los presentes sabían que en realidad eran ingleses. A partir de ahí, Ricardo quedó prendido de aquella música y comenzó a pedirle a su padre que le comprar su primer disco, el cual aún conserva. Desde ese momento, empezó a armar su colección. Si veía un reportaje en el periódico sobre los Beatles, lo recortaba y lo guardaba, las revistas que llegaban a sus manos corrián la misma suerte y así, sin darse cuenta, la colección se agrandó.

En 1978 viajó por primera vez a Estados Unidos y fue durante ese viaje que se enteró que anualmente se organizaba una convención dedicada a los ingleses y a todos sus fans, de tal forma que planeó su asistencia para el próximo año y a la cual no ha dejado de asistir desde entonces.

Ricardo nos comentó que él es un coleccionista que no es completista, es decir, no se obsesiona por conseguir objetos que le falten pues está consciente que es una empresa interminable. Así, nos contó que la mayoría de los objetos los ha comprado en tianguis de la ciudad de México, ya que en aquella época su padre no tenía los recursos necesarios para adquirir objetos nuevos y únicos. Además, cuando su padre muere, Ricardo tenía 19 años y tuvo que hacerce cargo de la familia.  Luego de titularse como abogado, entró a un despacho como pasante, a lo cual, él con ironía, reformula como “paseante” por tener que llevar papeles de un lado a otro de la ciudad. En uno de esos paseos, vió en un puesto ambulante discos y empezó a comprar los que le hacían falta. Casí a ciegas fue formando su colección pues obviamente en aquel momento no se contaba con una lista completa de la discografía mexicana de los Beatles. Sin embargo, su fanatismo y trabajo duro le dan ahora oportunidad de poder contarnos que está por terminar un libro que recopilará justamente esos datos.

Recuerda, además, que durante esas compras de discos usados, los mismo vendedores le ofrecían objetos relacionados: una figura de cerámica, postales, estampas, etc. Así, él tambien se dedicó a buscar en los mercados de pulgas todo lo relacionado con los Beatles. En la actualidad, tales objetos alcanzan precios altísimos entre los fanáticos.

Ricardo nos hace hincapíe en el hecho de que en la exposición hay pocos autógrafos originales, solamente algunos de Tony Sheridan (músico que colaboró con los Beatles), Klaus Voorman (amigo cercano de los integrantes del grupo), de Astrid Kirchherr (a quien se le ha acreditado el corte de cabello moptop típico de los Beatles) y Andy White (baterista que participó en dos grabaciones en lugar de Ringo Starr).  En esta exposición no se pueden ver autógrafos de los Beatles pues los que tiene no son correspondiente a los años que se presentan en esta exhibición (1957-1965). Ricardo espera que se continúen con las exposiciones y así ir presentando objetos de distintos periodos. Además, nos comenta que la muestra pretende ilustrar lo que un joven de clase media podía conseguir y juntar en aquellos años.

Ricardo lleva hechos más de 20 viajes a Inglaterra pues viaja cada año a la convención y en cuanto a las visitas a Estados Unidos ha perdido ya la cuenta. De cada uno de sus viajes a traido objetos que han hecho crecer su colección. De estos, vale la pena rescatar uno en especial. En una vitrina se encuentra un pequeño pedazo de tela enmarcado junto con un certificado de autenticidad, el cual entre los fanáticos mexicanos se conoce como “el sudario de John Lennon”, pues es un pequeño recorte de una sábana en la que el vocalista durmió.

La colección de discos de Ricardo alcanza aproximadamente unas 6,000 unidades y su colección completa (revistas, objetos, recortes de periódico, entre otros) llega a 30,000. Al preguntarle por su objeto favorito, nos cuenta que son cuatro figuras marca “Modela”. Recuerda con afecto lo mucho que le costó hacerse de ellas. En aquellos años, Ricardo vivía en una pensión que se ubicaba a unos 6 kilometros de su escuela por lo cual tenía que tomar un autobús de ida y de regreso. En una de esas ocasiones en la que viaja, el autobús se descompuso y tuvo que bajarse y continuar su camino a pie. En el trayecto se encontró una farmacia en la cual vendían juguetes para armar y debido a su afición por estos objetos desde niño, entró a curiosear. En medio de todos los carritos y barcos armables, se encontró con las cuatro cajas de las figuras de los Beatles. Con una emoción indescriptible, se acercó al dueño del lugar y le pidió que porfavor se los apartara, dejaría un peso como seña. Recuerda que cada una de la figuras costaba 17.50 pesos y que se tardó muchisimo en juntar el dinero pues todos los días iba a la escuela en autobús pero el regreso lo hacía caminando para ahorrar ese dinero y abonarlo. Es por esta razón que para Ricardo, éste es el objeto al que más cariño le tiene.

Actualmente, estas figuras son muy díficiles de conseguir y muy caras. Cuatro figuras armables de los integrantes hechas en México. Los que se llegan a encontrar ahora están en muy malas condiciones.

Ricardo también nos platica sobre el club de fans que preside, el cual lleva 31 años en actividades ininterrumpidas y desde hace 21 años organizan anualmente un festival gratuito en el cual se presentan grupos tributo, se proyectan películas y se montan exposiciones sobre los Beatles. Todos los años se lleva acabo en Diciembre y en esta ocasión serán los días 17, 18, 19 y 20. Añade que desde hace 6 años el Centro Cultural Futurama les abrió las puerta de sus intalaciones y cada año se presentan objetos distintos. Inclusive, nos dice que en esta exposición en el Soumaya se pueden ver cosas que no se han visto nunca. Además, en cada uno de los cumpleaños de los integrantes de los Beatles se hace una pequeña exposición en la cual se muestran objetos de cada beatle. En octubre se presentarán solamente curiosidades de John Lennon.

Orgullosamente nos cuenta que en la exhibición de Soumaya Carso hubo una afluencia de público de 70,000 personas y agradece toda la participación y apoyo del recinto y el equipo.

Por último, nos cuenta que entre su colección tiene la letra original de una canción de los Beatles, pero no nos dice cual, pues está reservada como sorpresa para el próximo año y la siguiente exposición que se hará en el museo soumaya. ¡Así que sin duda, no puedes perderte la que sigue!

Si quieres ser parte del club de fans de los Beatles en México y asistir a sus eventos, síguelos por facebook: ABBEY ROCK. LA CASA DE LOS BEATLES

Anuncios