La retrospectiva: MARK ROTHKO

El Museo de Bellas Artes de Houston (Museum of Fine Arts Houston) es el único recinto en Estados Unidos para recibir esta retrospectiva del famoso artista Mark Rothko que desde 1998 no se realizaba ninguna igual.

Mark Rothko perteneciente a la corriente de vanguardia, Expresionismo Abstracto, a través de la cual pudo capturar el concepto de belleza de manera única. Con una estilo de pintar elocuente, le dio una nueva visión y una nueva posibilidad a la pintura y al arte en Norte América.

Rothko tuvo una juventud difícil pues le tocó vivir muchas problemáticas que a la vez le sirvieron de inspiración para explorar el lado obscuro, trágico, pero sublime de la humanidad y sus lienzos dan testimonio de ese humanismo que trajo a la pintura. Más de 60 pinturas trazan la carrera completa del artista en esta exposición que resguarda actualmente el Museo de Bellas Artes de Houston.

Mark Rothko with No. 7, 1960, photograph attributed to Regina Bogat, reproduced courtesy of The Estate of Mark Rothko.

Esta exposición fue organizada en conjunto con la National Gallery of Art de Washington quien fue en su momento la receptora de lo que se llama los “Rothkos de Rothko”, toda la colección que perteneció al propio Rothko hasta el momento de su muerte en 1970.

A pesar de que ha habido varias exposiciones en torno al artista y a su obra, no se ha hecho una revisión completa de su obra en Estados Unidos desde 1998.

“El presentar estas obras en Houston, que es la cede de la “Rothko Chapel”, permitirá a nuestros visitantes observar la gama completa de los logros y frutos de Rothko en esta ciudad que es en donde, además, logró realizar su más aclamada y perdurable obra”. Gary Tinterow, Director del Museo of Fine Arts Houston

“Las obras reunidas para esta especial exhibición revelan no sólo la gran profundidad de su notable legado preservado por la National Gallery, sino también la pasión sin igual de Rothko” Alison de Lima, Curadora.

 

Carrera temprana

Nacido bajo el nombre de Marcus Rothkowitz in Dvinsk, Rusia en el año de 1903, Rothko emigró con su familia a los Estados Unidos en el año de 1913 para establecerse en Portland, Oregon. En 1921, se mudó al este para estudiar en la Universidad de Yale pero se desilusionó por es conservadurismo de la escuela y dos años después decide mudarse a Nueva York en donde se enrola al Art Students League en 1924.

Los primeros trabajos de Rothko demuestran una rápida asimilación de las corrientes modernistas por parte del artista, evolucionando hacia los años 30 de figuras expresivas y composiciones de naturaleza muerta a escenas de la vida urbana. Con el ascenso del Fascismo y el estallido de la Segunda Guerra Mundial, abandonó la pintura figurativa para buscar un nuevo lenguaje visual para expresar lo atemporal y lo trágico de la época. Inspirado en los escritos de autores como Friedrich Nietzsche y Sigmund Freud y en las técnicas de los pintores surrealistas André Masson y Roberto Matta, el trabajo de Rothko durante este periodo tiene una transición al dibujo automático y a figuras biomórficas.

 

Pinturas clásicas

Los años que siguieron después de la Segunda Guerra Mundial fueron críticos en el desarrollo del artista. En 1946, tuvo su primera exhibición en un museo, el Museo de Arte Moderno en San Francisco le abrió las puertas. Para 1947, Rothko eliminó de sus obras todos los elementos de imaginería mítica y técnicas surrealistas, abandonando así por completo los títulos convencionales para adoptar una mayor amplitud de composición e introducir más color y pinceladas más expresivas en sus composiciones.

Fue en 1949 que Rothko llegó a su singular y característico estilo de pintura: pinceladas sueltas, rectángulos con gradas de color luminoso en lienzos puestos de forma vertical.

Mark Rothko, Red and Pink on Pink, c. 1953, tempera on paper mounted on board with acrylic, the Museum of Fine Arts, Houston, bequest of Caroline Wiess Law. © 1998 by Kate Rothko Prizel and Christopher Rothko
Mark Rothko, Red and Pink on Pink, c. 1953, tempera on paper mounted on board with acrylic, the Museum of Fine Arts, Houston, bequest of Caroline Wiess Law. © 1998 by Kate Rothko Prizel and Christopher Rothko

Las pinturas de color de campo que siguieron son algunos de los más radiantes de su carrera, y durante su fase de “clásico” ganaron reconocimiento nacional e internacional.

Dentro este formato compositivo, Rothko experimentó con infinidad de variaciones del color y proporción para expresar un gran rango de las emociones humanas. Esta exposición examina esta etapa del artista con 15 lienzos que representan los colores brillantes y los matices del logro consistente en la obra de Rothko.

 

 

 

Obra tardía

A finales de los años 50 y principios de los 60 la obra de Rothko adoptó un tono más sombrío, prefirió utilizar una paleta más obscura y austera así como un manejo de la pintura más moderado. Testimonios de ello los podemos encontrar en un mural localizado en el edificio construido por Mies van der Rohe, el Seagram Building en Nueva York y una serie de lienzos casi monocromáticos relacionados a las pinturas comisionadas en Houston en el año de 1964 por los coleccionistas y filántropos John y Dominique de Menil para lo que se convertiría en la Capilla Rothko en 1971.

La exposición cierra con una piza roja brillante realizada en 1970, una de sus últimas piezas realizadas en su carrera.

Durante su último año de vida, Rothko creó una fundación para preservar su legado artístico. En 1985 y 1986 esta fundación donó 296 pinturas y más de 600 bosquejos, dibujos y materiales de estudio a la Galería Nacional de Arte en Washington D.C.

Esta exposición estará hasta el 24 de enero del 2016. Para más información les recomendamos que visiten el sitio http://www.mfah.org

 

Anuncios