XAMAN: el bar místico de la Juárez

Estudio Atemporal en colaboración con Despacho Durango

Desde que vas llegando a Xaman te sientes en un lugar diferente, como si estuvieras caminando por las calles de Nueva York; es una calle chiquita rodeada de edificios grandes, un poco obscura y un tanto lúgubre, gente joven caminando hacia sus lugares favoritos para tomar un trago y divertirse con los amigos, aire fresco y esto es lo que comienza a darle eso de diferente a este bar.

El lugar esta escondido lo le da un toque de original y misterioso a todo este asunto. Pasamos dos veces a lado y no lo vimos hasta que un amable señor nos preguntó si estábamos buscando el Xaman, por lo que nuestra respuesta de inmediato fue que sí y nos apuntó hacia unas escaleras, al bajar, hay a la vista dos puertas grandes con un letrero de salida de emergencia y la duda fue aún mayor, así que regresamos pensando que era por otro lugar la entrada, subiendo las escaleras, otra persona que nos vio un poco confundidas nos dijo que ahí era, que empujáramos la puerta.

Una vez que pasas ese umbral, no se sabe qué esperar, la expectativa crece y sobre pasa al estar adentro pues con lo primero con lo que te topas es con un mueble moderno de madera con varias secciones, en ellas tienen unas plantitas en una especie de burbujas de cristal y otras en macetas con formas geométricas y en medio tienen un gran árbol bonsai, y es a través de los pequeños huequitos del mueble que se puede vislumbrar un poco el lugar. En el camino hacia el salón principal, de lado izquierdo hay una sección privada, un salón en donde se puede reservar para una reunión o evento privado, a nosotras nos tocó ver a una pareja disfrutando de la música y de una rica cena acompañada de unos tragos que tenían muy buena pinta. Acto seguido, somos recibidas muy cálidamente y dirigidas a una mesa pequeña con una maceta de centro con un cactus, la carta apareció en la mesa y parecía un libro de conjuros mágicos viejos, de piel con hojas en color sepia, fue en ese momento en que regresó ese sentimiento de estar en otro país como en uno de esos speakeasy de Nueva York.

El lugar es pequeño y al fondo se puede ver una mesa con tornamesa en donde generalmente hay algún DJ o alguien amenizando la velada con música. En esa pared se puede apreciar un diseño muy original de metal con varias velas encendidas lo que le da un toque mágico en donde se podría pensar que se está haciendo algún tipo de ritual.

Estudio Atemporal en colaboración con Despacho Durango
Estudio Atemporal en colaboración con Despacho Durango

Las otras paredes que dan frente a la gran barra están pintadas a mano por la artista plástica Vanessa Ortega quien con sus sublimes y etéreos paisajes sin duda dan el toque idóneo a Xaman.

 

El menú de bebidas es igual de original, todo se antoja y las combinaciones de ingredientes son igual de mágicas. En su sección de “creaciones” las bebidas tienen ingredientes como romero, xoconostle, ginebra, mezcal, así que la decisión es difícil por lo que mejor nos acercamos a la barra para escuchar alguna recomendación; la parte de atrás de la barra está decorada con unas mini botellas como de farmacia antigua que además están rellenas de esencias). En la barra tuvimos la fortuna de poder platicar con uno de los encargados y creadores de Xaman, Anthony, un francés instalado en México, que con la mejor disposición y actitud nos contó la historia de este místico lugar; él al ser extranjero, quedó enamorado de la cultura prehispánica y de la infinidad de frutas, de verduras, de especias y todo lo que utilizaban los aztecas y los mayas, y que de hecho se siguen usando en nuestra gastronomía hasta la fecha.

Estudio Atemporal en colaboración con despacho Durango
Estudio Atemporal en colaboración con despacho Durango

Anthony había tenido la fortuna de haber trabajado en una cadena importante de bares en varios lugares del mundo y de ahí nace la idea de abrir su propio bar con influencias de otros países, pero teniendo muy presente la parte mágica de México es así que toda la coctelería y mixología del lugar tienen estos fundamentos y esta inspiración. La decisión del nombre del lugar fue algo difícil de decidir pues querían un nombre que fuera mas universal (obvio con ese toque prehispánico) y fue ahí donde deciden que se llamaría Xaman que es una palabra universal y que existe en casi todas las lenguas.

El toque de los creadores de Xaman se nota en cada rincón de este bar, desde la arquitectura de interiores, hasta la creación de la carta, en las opciones de comida para acompañar las bebidas y en toda la decoración y ambientación del bar. El concepto realmente es genial, muy moderno y todo el diseño está increíble, no se les escapó nada.

Estas son nuestras recomendaciones de las bebidas que tienen que probar cuando vayan a Xaman:

*Piedra del mar: ginebra Beefeater 24 macerada, alga wacame, galliano, jugo de lima, xoconostle, te limón

*Chamuco: whiskey Jameson, mezcal Union, jarabe de chile manzano con pimiento morrón, corteza de naranja, angostura bitters

*Xaman: tequila altos blancos, ancho reyes, jarabe de laurel, cascarita de toronja

Si van varias personas les recomendamos que pidan unas bebidas que tienen para compartir servida en una calabaza grande deshidratada que hace la función de jarrita:

*Calebasse: mezcal Unión, strega, jugo fresco de limón, jugo fresco de sandía, jarabe natural, cardamomo y una pizca de sal ahumada

*Kamlanie: ron Hanbana Club Añejo Especial, bols triple sec, amaretto disaronno, jugo fresco de limón, jarabe natural y té mate artesanal.

 


 

Cómo llegar: Copenhage 6, Colonia Juárez, México DF Horarios: martes a sábado 6pm 3am http://xaman.bar

 

Anuncios