En entrevista: Abraham Villavicencio

Hace algunos días tuvimos la fortuna de hacer un recorrido y mantener una interesantísima plática con el curador a cargo de la no menos interesante exposición en el Museo Nacional de Arte MUNAL, Abraham Villavicencio. Durante un poco más de una hora y en un estado de éxtasis recorrimos cada una de las piezas que integran la exposición actual que alberga el museo: Yo, el Rey. La Monarquía Hispánica en el arte que como dato curioso, retoma su nombre de las firmas de todos los documentos oficiales firmados por el rey, así se lee: Yo, el Rey.

El proyecto de esta exposición inició en junio del 2014, demoró un año un mes, y se adelantó la inauguración casi un mes, nos comenta de un inicio Abraham.

Surgió originalmente como un proyecto en donde se mostraran piezas novohispanas que dieran cuenta del rey y cómo la nueva España percibía y construía la imagen de sus reyes en turno. “A sugerencia atinada del director del muso hicimos mejor una comparativa del arte peninsular con el arte hecho en América (virreinato). Esto nos dio la gran fortuna de reunir grandes piezas de la historia del arte hispánico. Quedó muy bien por que así tenemos la perspectiva desde los dos puntos de vista, una visión mucho más integral”.

Abraham Villavicencio
Abraham Villavicencio

Todas las piezas que conforman la exposición que son alrededor de 200 en total, son de gran variedad y de total integración para conformar el universo y las dimensiones de lo que fue la monarquía española y de la Nueva España.

Las piezas exhibidas se escogieron revisando los acervos tanto en depósito como en exhibición de museos en España, México y Estados Unidos nos indica Abraham. “Fue muy importante el trabajo con los coleccionistas particulares que muchos de ellos por primera ocasión abrieron sus casas y prestaron sus obras para que fueran vistas por el público. María Estela Duarte es la persona clave en el vínculo con los coleccionistas particulares. Muchas veces cuando algún coleccionista se entera de alguna exposición próxima y sabe de alguien que puede prestar obra nos pasa el contacto. A veces es perseguir obras, la pintura de El Moctezuma por ejemplo, cambió de dueño y tuvimos que rastrearlo y perseguirlo hasta dar con la persona indicada”.

El arte de esta época fue importantísimo tanto para la construcción de la idea como para la difusión de la monarquía, fue la porta voz de la historia.

 

Los artistas Novohispanos más importantes en exhibición:

*Los enconchadores Juan y Manuel González

*Manuel Tolsá

*Jerónimo Antonio Gil (fundador de la academia de San Carlos)

*José de Alcíbar

*Miguel Cabrera

*Patricio Morlet Ruíz (uno de los pintores más importantes de la ilustración novohispana)

*Cristóbal de Villalpando (iconógrafo de las catedrales de México, Puebla y Guadalajara)

*José Juárez (pionero del tenebrismo)

*Juan y Nicolás Rodríguez Juárez (pioneros del academicismo del siglo XVIII)

Una de las piezas más importantes de la exposición: la maqueta original de Manuel Tolsá de su famoso “Caballito” la que presentó al Marqués de Branciforte la cual, por cierto, es de colección particular. “Es una de las 3 únicas piezas en el mundo que se encuentran vaciadas de una sola pieza. Es el rey Carlos IV representado como César Romano con su corona de laureles”. En la exhibición se encuentra rodeado de grabados, títulos de la academia de San Carlos, un poemario, una moneda, el libro de las fiestas en torno a su inauguración y monedas oficiales regaladas durante la inauguración de la escultura.

Dato de interés: “El rey Alfonso X “El Sabio” retomó la leyenda de Hércules en donde según la cual, al realizar unos trabajos llega a Esperia y ahí funda una provincia en donde deja gobernando a su sobrino que se llamaba Espan y de ahí Alfonso X deriva el nombre de Hispania y luego España. A partir de este mito, Hércules es considerado como el Eneas de Roma, el padre que inició a todos los reyes y se consideraban a todos los descendientes de Hércules y todos los soberanos de los reinos medievales con la transmisión de poder”.

Francisco de Goya y Lucientes (1746–1828) Fernando VII en un campamento, ca. 1815 Óleo sobre tela, 207 x 140 cm Museo Nacional del Prado, Madrid, P00724
Francisco de Goya y Lucientes (1746–1828) Fernando VII en un campamento, ca. 1815 Óleo sobre tela, 207 x 140 cm
Museo Nacional del Prado, Madrid, P00724

Ya más adelantadas en la exposición Abraham nos explica que se hace una buena revisión del arte en torno al rey Felipe II y de varias etapas de su vida; bajo la perspectiva de distintos pintores se puede apreciar un rey en distintas facetas. “También están los retratos de sus hijas, haciendo hincapié en la infanta Isabel Clara Eugenia una de las mujeres más influyentes en su época, gobernadora de los Países Bajos y la encargada de que Flandes no se independizara de la monarquía hispánica; fue hermana del rey Felipe III y tía del rey Felipe IV”.

“Siguiendo el linaje de los reyes Felipes, la pintura de Felipe III nos importa por que es un cuadro que viene del monasterio de la Encarnación de Madrid y tenemos al rey vestido a la portuguesa; sirve para ver cómo en cada uno de los reinos variaba la representación del rey. Recordemos que Portugal fue parte de la monarquía hispánica por 60 años y era habitual que se representara de las dos maneras”.

Carlos II también fue representado bajo dos visiones, la hispánica y la novohispana; sobre él Abraham nos comenta que fue un rey muy frágil de salud, “incluso se dice que tenía alguna debilidad cognitiva y fue infértil, se le apodaba “el hechizado”. Una de las pinturas lo muestra como un gran rey, armado a la española, poderoso, esta obra es del artista Carreño de Miranda quien estuviere instaurado en la corte, esta representación fue realizada con una visión totalmente imaginaria. En cambio, el retrato novohispano nos deja ver las facciones de su salud precaria y muy realista, algo irónico pues el artista nunca lo conoció en persona. Carlos II, en sus últimos años de su vida, se enfrenta a la decisión de quién lo va a suceder en el trono y sus sobrinos se confortan en una guerra y llevan a España a una guerra civil que dura 14 años, la guerra de sucesión española, en donde los reinos peninsulares se vieron en disputa también. Estaban los que apoyaban al sobrino archiduque de Austria y los que apoyaban al sobrino, nieto del Rey Sol de Francia; finalmente el bando francés triunfa y es así como llega el poder de los Habsburgo, en el siglo XVIII la dinastía cambia y ascienden los reyes Borbón. Hay toda una sala dedicada a los reyes borbones y vemos todo un cambio inclusive en los lenguajes pictóricos en donde la nueva oleada de artistas representaron la forma de vivir de los reyes franceses. El primer rey de la dinastía Borbón es Felipe V y su pintor oficial fue Jean Ranc”.

El tercer núcleo de la exposición: La Monarquía Mesiánica y el Imaginario Religioso está dedicado al rey que fungía como cabeza de la Iglesia Hispánica y esto derivó de los usos medievales y de la monarquía, así como de profecías del profeta Daniel.

“Los fundamentos de la monarquía hispánica no son tan difundidos como los de Francia o Inglaterra, dependen del antiguo imperio romano, de las cortes y de su alianza con la religión, que en este caso es del papado. Lo curioso del rey de España es que no es un rey que haga milagros o que sea designado por Dios, es más bien un rey al servicio de Dios, lo inverso de la imagen y legitimización en otros países”.

La última parte de la exposición está dedicada a los últimos momentos de la monarquía española en la Nueva España y de los movimientos de Independencia. “Aquí vemos la clara aceptación de la Nueva España en que venga el rey Fernando VII a restaurar su monarquía después de su destitución, pero el rey no está de acuerdo con la independencia y se proclama a Iturbide como emperador. Iturbide es el heredero de las ideas y usanzas de la monarquía española. Hay un cuadro muy interesante en la exposición pues Iturbide es coronado por dos personajes míticos, Hércules y la Malintzin (cada uno personificando a España y a la Nueva España respectivamente) con lo cual se legitimaba el imperio de Iturbide como heredero de la monarquía hispánica y de la monarquía novohispana por tanto. Éste es uno de los cuadros más chiquitos pero más complejos de toda la exposición a mi parecer”.

El último apartado dedicado al último monarca, el emperador Maximiliano, lleno de símbolos y objetos que a manera de ensueño se recuerda el pasar del tiempo desde Carlos V hasta llegar y culminar con Maximiliano y Carlota. “Se le ofrece la corona a Maximiliano por que al final es un Habsburgo, descendiente de Carlos V”.

La exposición cierra en con un tono nostálgico y algo triste con el cuadro del fusilamiento de Maximiliano, su traición y el fin del Imperio. “El águila republicana es parte del marco del cuadro como símbolo de la República Restaurada y de los años venideros de México como tal”.

Los artistas internacionales invitados: Diego Velázquez, Francisco de Goya, Giovanni Battista Tiepolo, Francisco de Zurbarán y Jean Ranc, entre otros.

 

MUNAL Museo Nacional de Arte

Tacuba 8, Centro Histórico, Ciudad de México.

Martes a Domingo de 10:00 a 18:00 hrs. Domingos Entrada Libre

Del 1 de julio al 18 de octubre de 2015

http://munal.mx

 

Anuncios