Bulbos

Autoretrato despues de los 50

El trabajo de Mauricio Sandoval tiene su sello personal, a pesar que en esta serie de trabajos se nota un cambio y una progresión en su obra, no deja de tener eso tan característico que hace de sus pinturas algo sorprendente y maravilloso.

Quizá será el color, la forma de sus trazos, o la manera en que la profundidad de sus cuadros nos dan esa sensación de poder traspasar dimensiones. Lo que es cierto es que Mauricio es un artista en toda la expresión de la palabra, se nota en su línea de trabajo, en la calidad y en los temas que aborda y por su puesto en su técnica.

“Lo que intento en cada exposición son planteamientos distintos y abordar la pintura de manera diferente en cada serie”.

“Para mí el estilo no es más que el artista, en el momento que dejas de existir se muere ese estilo contigo. Lo que me interesa con mi estilo es que cada vez que doy por cerrado un ciclo haya algo nuevo en el que le sigue”.

Bulbos empezó con la idea de darle prioridad a las técnicas de veladura y empaste, la palabra le gustó por todos los significados que tiene, en la botánica, en la electrónica, en fin, por la polisemia de la palabra en sí.

El título de bulbos también atiende el interés de Mauricio por las cuestiones naturales, moleculares, celulares, orgánicas y biológicas.

Bocarriba MS

Lo que también nos podemos dar cuenta es que el llamado Daydream es algo característico y persistente en su obra; es ese estado en el que realmente el artista está creando, “yo soy uno de esos artistas en el que no recuerda cómo sucedió una obra”.

“Lilith” también es un mito que ha sido recurrente en la obra de Mauricio, ese y la araña; pero Lilith por ser la primera mujer de Adán, es una mujer que no se dejó intimidar por Adán y que está hecha con el mismo barro por el cual fue creado pero que después es desterrada a la profundidad de los mares; “es nuestra madre terrible, es la primera mujer feminista y por eso llama mi atención”.

Bulbos además de todo, también fue inspirada por 2 mujeres artistas, Sonia Delaunay y Hilma af Klint pintora sueca abstracta, adelantada a su época, antes de morir pide que ninguna de sus obras se exhiba sino hasta después de 20 años de su muerte. La influencia de Delunay sobre todo la podemos ver reflejada en el cuadro que llama “Wonderland” con trazos coloridos y circulares, un poco psicodélico, muy del estilo Delunay pero con influencia de Lewis Carrol a su vez.

Mauricio se mueve mucho en el terreno de cómo los mitos se desenvuelven en el terreno de la cotidianidad y cómo estos afectan en la vida diaria. Cada cuadro refleja una remembranza en ello, a los mitos, a pintores renombrados, a músicos e inclusive a escritores.

Su aproximación a la pintura en cada cuadro es diferente, es lúdica, con distintos significados tanto para él como artista como para el espectador, tiene varias salidas, varias entradas, distintas lecturas.

La vida no es en blanco y negro, es una gran nebulosa gris, todos tenemos tonos, a veces somos blancos a veces negros, pero nunca somos iguales.

Actualmente está trabajando con el collage o cómo él lo llama “injerto” en el que utiliza recortes de periódico, libros de botánica y accidentes espontáneos que salen a la luz en estos injertos de Mauricio.

La obra de Mauricio Sandoval se puede encontrar en la galería Le Laboratoire, Vicente Suárez 69, interior 2 Colonia Condesa  previa cita al tel. 5256 4360 info@lelaboratoire.mx   www.lelaboratoire.mx


Anuncios